Por Marco Bustamante
paranormal@cronica.com.ar

Un equipo especial de diario Crónica viajó hace pocas semanas 1.550 kilómetros hasta la localidad de Cachi, en Salta. Un camino largo hacia el interior profundo de nuestro país. Y ya en la provincia del norte, no bien tomamos la ruta del Tin Tin, apareció ante nuestros ojos el Nevado de Cachi. Según nuestras fuentes, un lugar vinculado estrechamente con el fenómeno ovni. Así, cuando cruzamos el río Calchaquí, quedamos atrapados por la belleza de una población detenida en el tiempo. Aún debíamos hacer unos kilómetros más para llegar al "ovnipuerto", un trazado de piedra construido por un suizo que llegó a ese paraje, dice, guiado por mensajes telepáticos de seres extraterrestres.

Hombre obsesionado

Werner Jaisli vivió en Argentina durante aproximadamente 8 años y su obsesión era la construcción de una base para extraterrestres en la zona oeste de Cachi. Un complejo de trazos realizados con piedras que puede ser visto de las alturas. Con casi 70 años, solía ser visto por las calles de la localidad calchaquí vestido como un sacerdote druida, aquellos celtas precristianos especializados en las ciencias ocultas y la filosofía.

El ovnipuerto está ubicado en una zona conocida como Fuerte Alto, a 4 kilómetros del poblado. Dicen los lugareños que está lleno de víboras y de viudas negras, por ese motivo recomiendan no meterse en la cueva que "el Suizo" utilizaba como casa. No lo hicimos.

Investigador local

Entra en escena el investigador Antonio Zuleta, alguien a quien conocen en todo Cachi y pueblitos aledaños. Nos espera en la plaza principal del pueblo. Es un personaje en sí mismo. Un gran detractor de Jaisli, de su estrella y su trabajo, pero un gran narrador de su periplo por esos lugares.

Zuleta describe la estrella central blanca de 36 puntas y 48 metros de diámetro y en el medio de la cual hay otra menor, del mismo color, pero de 12 puntas. Dice que el Suizo repetía siempre la misma historia, "que estaba allá, en Fuerte Alto, con un vecino de nombre Luis. Era la medianoche del 24 de noviembre de 2008. Se sentía desde abajo el ruido de una fiesta en el complejo deportivo. De pronto, todo quedó en silencio y se cortó el suministro de energía. Era la oscuridad total".

Parece que en medio de la oscuridad, el personaje extranjero pronunció las palabras: "Es una noche de ovnis". Y no había terminado la frase cuando dos objetos luminosos avanzaron a unos 200 metros sobre el río Calchaquí. Estaban a la altura de sus ojos.

El relato de Jaisli

Según contó Jaisli en una oportunidad, eran sólidos, circulares y como de metal bruñido. Tomamos parte de ese relato para ilustrar esta nota. "No sé por qué, pero mentalmente les pedí que se acercaran. ¡Y lo hicieron! Se posaron a unos 100 metros sobre nuestras cabezas y proyectaron sobre nosotros un haz de luz poderoso, increíble, que nos hacía ver a ambos como seres con brillo propio. Lo curioso es que ese extraordinario spot no nos afectaba la visión. En ese momento, algo comenzó a bullir por mi cerebro: era una orden. Me pedían telepáticamente que construyera el ovnipuerto. Y en eso estoy. La parte central, casi terminada, sólo falta lo colateral", señalaba el Suizo.

Pasaron años para construirlo, hasta que un día, después de haber tenido algún problema con la Justicia local, tomó sus cosas y arrancó a caminar rumbo al norte. No se supo nada mas de él, sólo versiones. Chimentos que lo ponen en Bolivia construyendo un "ovnipuerto hermano", pero nada concreto.

El cazador de ovnis

Volvimos de la estrella en las afuera del pueblo, ahora estamos tomando unos mates con Zuleta; nos muestra la cámara con la que vigila desde hace años los cielos de Cachi. El investigador no tiene duda alguna de que los objetos capturados por su lente "son naves extraterrestres", y redobla la apuesta al afirmar que "debajo de Cachi hay otro mundo".

Protegido por un sombrero de ala ancha, el investigador salteño dice saber que "muchas personas no creen en esto, pero Cachi es una de las zonas favoritas de las naves. Tengo miles de filmaciones que prueban que no estamos solos en el universo y que quienes nos visitan no son seres hostiles", aseguró.

La enorme cantidad de avistajes y los miles de testigos de fenómenos ovni en Cachi, tendrían para Zuleta una sola explicación: hay una base de naves extraterrestres.

"Al centro de la Tierra": un film esclarecedor

La posibilidad de que este tipo de historias trasciende cuando un medio de comunicación posa su interés, o bien cuando el séptimo arte se hace eco de un relato no exento de polémica pero que no deja dudas, provoca interés en el cinéfilo que gusta del misterio, lo extraordinario, lo sobrenatural y todo aquello que impone un grado de dudas, difícil de sacar. En ese contexto, Daniel Rosenfeld se encargó de seguir los pasos de Zuleta, en medio de una panorámica sucesión de imágenes de uno de los sitios más hermosos del norte argentino, y retratar las experiencias de este avezado investigador, que, si bien tiene motivos sobrados como para cuestionar al suizo Jaisli, pone su impronta en un relato creíble. Obviamente, no vamos a contar la película, de inminente estreno (se filmó tiempo atrás, pero recién ahora saldrá a la luz), pero desde ya, a todos los lectores del suple Crónica Fenómenos Paranormales, se la recomendamos.