Por Daniel Beylis
paranormales@cronica.com.ar

Los teatros, los cines, aquellos reductos cerrados como fábricas, mercados, escuelas, parecen tener una atracción muy especial para las entidades etéreas que conviven con nosotros, aunque en otros planos, muy distintos de donde nos movemos los seres humanos. Los estadios al aire libre no están exentos de este tipo de manifestaciones que se generan a partir de las presencias de espíritus fantasmales que, cuando nadie los espera, parecen salir a la luz sin miramientos. La semana pasada, en dos hechos que no tienen nada que ver uno con el otro, en dos escenarios donde se practica fútbol, o cerca de ellos, se vivieron dos casos de paranormalidad que se viralizaron en videos que inundaron las redes sociales, trascendiendo las fronteras. Y en ese contexto, aunque muchos crean que es todo resultado de una producción montada, lo real y concreto es que, en ambos sucesos, no se ha podido probar que existan trucos en ambas filmaciones. En el caso llamado de la cancha de Huracán, aunque el sitio no es en realidad del club y sí es una obra muy cercana a esa barriada porteña, se ve una sombra cruzar...

Huracán de terror en la obra

En una obra en construcción que se está realizando a 100 metros del complejo que conforma el estadio Tomás A. Ducó, del club Huracán, en el porteño barrio de Parque Patricios, pero que no pertenece a Huracán sino que es una obra perteneciente al programa Procrear, el pasado miércoles 4 de abril, durante la noche, un guardia vivió un verdadero calvario, luego de escuchar reiterados golpes de una puerta de madera que está en un sector que se parece a un vestuario. El hombre se vio obligado a ir más de una vez al escuchar fuertes golpes de esa puerta sin cerradura, que parecía repiquetear sin cesar, aunque al revisar la zona no encontró nada anormal, a excepción de una puerta que parecía poseída por fuerzas extraordinarias. En el video, al que se puede acceder ingresando a la dirección que aparece en esta página, el vigilador no ahorra insultos y tampoco disimula sus temores. Su relato es por demás escalofriante. Enfocando con su celular el camino que recorrió, el hombre grita: “Es la tercera que vez que pasa. ¡La c... de la lora, me quiero ir!”. Reflejando en su rostro el miedo que dice sentir, el hombre de aproximadamente 30 años camina pausadamente mientras se animaba a filmar lo que estaba pasando. El sereno, visiblemente alterado por los golpes que escuchaba desde su puesto de observación, alcanza a decir claramente que grabó el filme. “¿Cómo puede ser...? Lo grabo para que la gente me crea”, mientras va recorriendo unas cuantas instalaciones, que incluyen la bajada de un aparente túnel, como si fuera de un vestuario, hasta llegar a un reducto en donde la puerta se abre y cierra sola con increíble violencia. El hombre, de una empresa privada de seguridad, traspone la puerta y comprueba en un reducto no muy grande, lleno de ropa colgada y un aparente desorden, que allí no hay nadie a la vista. “Son las once de la noche y es la tercera vez que escucho este ruido de mierda, Estoy podrido”, señala el guardia, y al enfrentarse a la puerta que pega con increíble violencia, se detiene por un instante, insulta, pero toma valor e ingresa. “¿Cómo m… puede ser que no haya nada? Ya es la tercera vez que entro y no hay nada. Dios, me quiero ir”, cierra el video, en el que incluso se puede apreciar (en el 1’09) una sombra recorriendo el lugar. Más allá de haberse viralizado como si hubiera sucedido en la cancha del Globito, lo que fue desmentido por la dirigencia de la entidad, lo cierto es que la filmación muestra cómo se golpea bruscamente una puerta, aunque no hay nadie. Y en cuanto a la fugaz presencia de algo que pasa raudamente, el vigilador se repite: “¿Cómo puede ser? Lo grabo para que la gente me crea”, argumenta, mientras se escucha un fuerte sonido de fondo.

Antigua dama, fotografiada en la cancha
 

La Asociación Deportiva y Cultural de Aranguren (ADyCA) tiene 56 años de vida, y además de pertenecer a la liga de Nogoyá, en la provincia de Entre Ríos, compite en el Federal C. Aunque la entidad alcanzó notoriedad los últimos días por un hecho que no tuvo nada que ver con lo deportivo ni tampoco con lo cultural. Es que días atrás, y mientras se regaba el campo de fútbol de la localidad del barrio Aranguren, una enigmática figura apareció en el terreno de juego ya entrada la noche. En la imagen se ve a una presunta persona, presumiblemente una mujer, que parece estar caminando por el lugar, sin una explicación lógica que permita entender qué podría estar haciendo a esa hora y en ese lugar. Entre las mejoras que el club incorporó en los últimos años en sus instalaciones aparece el flamante sistema de riego artificial armado en las canchas auxiliares de la institución. El extraño hecho sucedió cuanto se intentó, a través de la cámara, fotografiar el trabajo del flamante sistema. Claro que la misteriosa figura terminó por eclipsar todo lo demás y terminó por viralizarse en las redes sociales.

No lo puede creer
El entrenador del equipo de Primera División del ADyCA, Matías Pérez, compartió la imagen en su cuenta de Facebook y al respecto escribió: “Probando el riego en la cancha del Verde, se tomaron unas fotos y apareció esto. ¡¡¡Hay que creer o reventar!!! Dicho antaño”. Asimismo, Pérez comentó a FM Sol 107.9 que “todo sucedió el jueves 29 de marzo a la noche, Jueves Santo. Llegamos a entrenar y a comprobar el sistema de riego. Hay un hincha del club que tiene su página de Facebook bajo la denominación “El Verde de Aranguren”. Habitualmente va a los entrenamientos y saca fotos. Lo hizo nuevamente ahora, sin notar nada extraño. Nadie vio nada raro, e incluso el chico que tomó la foto no fue el que se percató de lo que había aparecido en la imagen. Cuando se compartió esa foto en un grupo de WhatsApp que tenemos, salió el comentario de un integrante que se dio cuenta del detalle”. Pérez remarcó que “las cosas a veces pasan, existen desde mi punto de vista, hechos que no se pueden explicar racionalmente. Yo creo que puede haber sido algo real que apareció en la foto y ninguna cosas agregada o trucada. En principio nos reíamos y lo tomamos incluso en broma, pero nos encantaría encontrar una respuesta a lo que sucedió, que no tiene explicación por el momento. Lo que se ve en la foto es un descampado, no hay manera de ir hacia ningún lugar. El trayecto que está haciendo esa figura es campo”, reiteró.

Sigue el relato
El entrenador indicó también que “fue tremenda la repercusión que tuvo el hecho, ya que nos han llamado medios de comunicación de muchos lugares. Nos dijeron hasta de la posibilidad de celebrar una misa o bendecir el club, para que encuentre paz esa alma en pena en caso de que lo sea. Yo no descarto nada”. Conclusión Aunque nadie puede hacer una relación entre la foto tomada y ese espectro de una mujer vestida de largo y con el porte de los primeros años del siglo pasado, lo real es que eso es lo que se ve en una de las tomas de las fotografías que, casi en serie, fueron tomadas. Y que, sin un análisis muy pormenorizado, pero a la vez en la confianza de no existir un truco, pone a las claras que, mientras se estaba regando el campo de juego, un espíritu fantasmal parecía despreocupadamente caminar al borde de la cancha, muy probablemente en un plano dimensional diferente al de todos. Pero que, por alguna razón inexplicable, la cámara del joven fotógrafo logró inmortalizar...