Las Ilusiones está formado por un gran número de chicos que en su mayoría tienen síndrome de Down y que cada fin de semana se suben al escenario y demuestran que ellos también pueden hacerlo. Juan Ignacio Acosta apenas tiene 31 años y está al frente de la compañía desde 2009.

Las Ilusiones fue creciendo año tras año y expandiéndose tanto en la ciudad como en el Gran Buenos Aires hasta obtener las siete sedes que funcionan actualmente. El joven explicó que el concepto que ellos manejan es el del “paradigma invertido”.

Esto quiere decir que “la compañía les da lugar e integra a las personas sin discapacidad. En general, se piensa que la persona discapacitada es la que se tiene que integrar, pero en este caso es a la inversa”, aseguró.

¿Cuál es la reacción del público luego de cada presentación? “Se genera mucha empatía con el público, esa es la mejor definición. Les provoca mucha alegría ver el gran despliegue que hacen los chicos”, sostuvo Juan Ignacio y agregó que hay demasiados mitos instalados. “La gente se pregunta si pueden pensar, si tienen memoria. Muchos creen que no pueden, que no saben hablar, que les cuesta. Entonces esto cambia el concepto, desmitifica ciertas cosas”, señaló el director.

Acosta encontró las palabras exactas para definir lo que ocurre en la sociedad: “En la discapacidad siempre se ve lo que falta, no lo que hay”. Los protagonistas Con sus presentaciones, los actores también generan un ingreso económico.

“Lo recaudado en las funciones es para ellos”, aseveró el director. ¿Qué dicen los actores? Pedro es uno de los actores de Las Ilusiones, tiene 32 años y es el protagonista de la obra “Los hermanos Montesco”.

Al respecto, el joven se mostró orgulloso por el rol que le designaron porque “Romeo no tiene síndrome de Down pero me eligieron a mí para hacer ese papel”. Acostumbrado a presentarse ante el público, Pedro explicó: “Hago doble función” todos los fines de semana.

Rocío, en tanto, tiene 20 años, también visitó la redacción de Crónica y se desempeña en “El jorobado de Notre Dame” representando a Esmeralda. Pedro, Rocío y Juan Ignacio Acosta forman parte de las 300 personas que hacen posible que Las Ilusiones se convierta en una lección para la sociedad cada fin de semana.