Todo comenzó como un pasatiempo en la granja donde vivía, un auto y muchas horas de juego y diversión. Así fue como Jim Clark en su juventud percibió a qué se quería dedicar y terminó convirtiéndose en un gran piloto, de los más importantes del automovilismo mundial. Sin embargo, a los 32 años, el 7 de abril de 1968, su figura se hizo leyenda.

Es que el primer apodado "escocés volador" falleció en una fatídica prueba de Fórmula 2, al estrellarse con su bólido contra los árboles que rodeaban el trazado alemán de Hockenheim, un circuito desconocido para él, virtualmente una interminable autopista insípida se generó el increíble despiste que marcaría de luto a todo el mundo automovilístico. Un piloto excepcional, que a pesar de ser campeón mundial no dejaba de correr durante los fines de semana libres de la F1. De ahí que encontró la muerte en una categoría menor, cuando ya había hecho trizas el record de 25 triunfos, que ostentaba el fenomenal argentino Juan Manuel Fangio (34,7% de éxitos por grandes premios disputados).

Jim Clark se convirtió en un gran piloto. 

Hasta que llegó su muerte en el trazado germano. Y desde entonces, en aquella pista donde encontró la muerte en medio de los árboles, muchos han señalado que han visto una figura fantasmal que deambula por el lugar con un buzo antiflama, mientras se escucha el sonido de un ronco motor y enseguida un violento impacto.

Visita inapropiada

Clark se había incorporado en 1965 a una escudería tan triunfal como de tintes trágicos como Lotus, y mantenía diálogos con representantes de Ford para correr las 500 millas de Indianápolis, que por entonces era parte del calendario de la F1. Una vez finalizado el acuerdo, le preguntaron a Clark si iba aceptar ir, pero respondió con un profundo silencio de su parte. Le consultaron entonces qué problema había, si se trataba de los motores o el dinero, pero Clark sorprendió que meditaba la decisión por algo que había sucedido con su madre. Sorprendidos por la respuesta, el corredor detalló que su mamá siempre se preocupaba cuando él iba a Indianápolis, que había escuchado historias terribles de ese circuito.

El 7 de abril de 1968, la figura del piloto Jim Clark se hizo leyenda.

Tanto Jim como su familia creían mucho en las alertas sobrenaturales que le ocurrían o presentía la señora. Fue entonces cuando se conoció que cuando Clark tenía 8 años, vio a una mujer vestida de blanco mirándolo a los pies de su cama. Al día siguiente, cuando le contó a su madre , ella le relató que años atrás algo terrible había sucedido en esa vivienda. Aquella señora de blanco perseguía la maldición de quienes habitaban la casa, como así también a todo aquel que se le apareciera.

Destino marcado

Finalmente, a pesar de aquellos acontecimientos y los miedos de su madre, Jim viajó a Indiana, Estados Unidos, y ganó las 500 Millas de Indianápolis. SIn embargo, dos años más tarde, la tragedia sí alcanzó al notable Clark. De ahí que surgieron, desde entonces, las versiones sobre extrañas apariciones en Hockenheim.

FUENTES: pablovignone.com // motorsport

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos