Por Leonardo Schwarz
paranormal@cronica.com.ar

La vida es impredecible, considerando que es capaz de producir acontecimientos impensados a cada momento. Un claro ejemplo se dio días atrás en Japón, con trabajadores del Estado. Una decena de empleados pavimentaban una ruta rural cuando se toparon con una tumba subterránea. Apenas se percataron del potencial hallazgo no perdieron el tiempo y llamaron a la policía. Esa simple llamada generó, desde ese momento, el inicio de un estudio minucioso comandado por arqueólogos. Y lo que nadie imaginaba es que, después de 40 días de investigaciones incesantes, medios de ese país confirmaron que la tumba encontrada tenía aproximadamente 1.500 años de antigüedad, y contenía restos humanos y armaduras en excelentes condiciones de conservación, algo que generó la atención de numerosos especialistas en la materia.

En la isla de Kyushu

El circunstancial hallazgo y posterior acontecimiento ocurrió en la ciudad de Shibushi, ubicada en la isla de Kyushu. Si bien los tesoros fueron reportados a fines de 2017, recién en los últimos días la junta educativa determinó que los restos pertenecían a un caudillo de esa época, mientras que la coraza encontrada, muy posiblemente, sería un regalo para el líder de la corte imperial de Yamato.

Uno de los protagonistas que apareció en escena para contar detalles fue Tatsuya Hashimoto, arqueólogo del Museo de la Universidad de Kagoshima: “Probablemente fue construido para un líder poderoso en la región local que estaba directamente conectado con la corte imperial de Yamato. El reino de Yamato, de acuerdo con la Enciclopedia Británica, fue establecido en el siglo IV en la región de la llanura de Nara, y ejercía un gran control sobre la población. Los expertos han determinado que los restos hallados corresponden a un hombre adulto que medía 1,60 metro aproximadamente. Los análisis han sugerido que la tumba podría pertenecer al período Kofun. Además, la tumba es una de las más grandes encontradas en el distrito de Kagoshima”, expresó sin titubear.

Muy determinado todo

Si bien los resultados aún están siendo analizados, se cree que esta tumba en particular es del período Kofun. El mismo abarcó desde el final del tercero hasta el séptimo siglo, y es una de las tumbas más grandes en la parte oriental del distrito de Kagoshima. Mide 2,6 metros de largo, casi 1,8 metro de ancho y 1,6 metro de profundidad. Esta tumba recién descubierta también marca el descubrimiento de la mayoría de los accesorios de enterramiento desentrañados en la región, con más de veinte piezas que acompañan el cuerpo, incluyendo una punta de flecha, una lanza y un hacha de hierro. El Museo Tachibana, por si fuese poco, explica que cada traje de armadura refleja el estado social y el código de ética del usuario, así como la percepción del gusto personal, la fe y las intenciones.