"La idea surge por el hermoso significado que tiene ayudar al prójimo", define con claridad Susana Magliani, quien, junto a Laura Lugo, son las creadoras del proyecto 'Pelucas Solidarias', una iniciativa que precisamente confecciona vinchas y melenas para pacientes en tratamiento oncológico, principalmente niños.


Es en el 'Hogar del Padre Zanocchi' donde preparan las pelucas: hacen los alisados y nutren el cabello, así como también le dan un corte especifico, para luego entregarlas a sus destinatarios, cada viernes de 14 a 19. El proyecto surgió por realidades diferentes para cada una de sus mentoras.

En el caso de Susana, ella "estaba estudiando clorimetría y veía que en las peluquerías sobraba mucho pelo, que luego tiraban. Entonces pensé que podía aprovecharse para hacer pelucas para personas que no tienen cabello por diferentes razones", explicó. Por su parte, Laura se sumó a la cruzada en base a su experiencia personal: ella también padece una grave enfermedad. Juntas, entonces, crearon 'Pelucas Solidarias', cuyos principales destinatarios son menores de edad.

La gran demanda superó las expectativas, pero de la mano también crecen día a día las donaciones de pelo. Por lo tanto, Magliani confesó que "no hay palabras para describir lo que siente la gente y lo que sentimos nosotros. La felicidad es recíproca. Ellos porque solucionan un problema que, aunque de estética, no es menor, y nosotras porque les estamos dando una mano grande en un difícil momento".