Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

La llegada del verano no sólo es importante para aquellos que pueden salir de vacaciones, andar con ropas más livianas o tomar algo de sol en cualquier lugar, sino que dentro de este período también aparece algo que si bien atenta en cualquier momento del año, en estos meses se agrava más: se trata de la obesidad, que tanto para niños como para adultos puede terminar con graves enfermedades o empeorar la calidad de vida de una persona. Por eso mismo, siempre es un buen momento para tratar el tema, aun cuando estamos a horas de las fiestas, donde la tentación por los manjares nos pone a prueba.

Para saber que es la obesidad, hay que decir que “es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo, es decir, cuando la reserva natural de energía de los humanos y otros mamíferos (almacenada en forma de grasa corporal), se incrementa hasta un punto en que se pone en riesgo la salud o la vida”. Además, el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción humana en el mundo, ya que cada año fallecen casi 3 millones de personas adultas en el mundo como consecuencia de la misma.

Hay que resaltar que el sobrepeso y la obesidad se asocian por lo menos con el desarrollo en el tiempo de al menos 20 enfermedades que involucran prácticamente a todos los órganos o procesos fisiológicos de nuestro organismo, pero comparten un elemento: deterioran la calidad de vida de la persona y aumentan el riesgo de mortalidad.

En efecto, aquellos que presentan un Índice de Masa Corporal (IMC, peso en kilogramos dividido 2 veces por la talla en metros) normal (hasta 25) tienen un 80 por ciento de probabilidades de vivir hasta los 70 años, mientras que en aquellos con obesidad moderada (IMC entre 25 y 30) el porcentaje de llegar a esa edad se reduce al 60%, y en quienes presentan obesidad severa (IMC de 30 o más), las probabilidades son de sólo un 50%.

La doctora Mónica Katz (M.N. 60.164 y médica especialista en nutrición) se refirió a que “debemos tener en cuenta que la obesidad es una enfermedad en sí misma y ello conlleva dejar de lado la culpabilidad de las personas que la padecen, ya que no es un problema de falta de voluntad, sino que es una patología ligada al estilo de vida y su tratamiento es complejo, ya que vivimos en un ambiente obesogénico que favorece el sobrepeso”.

Números que alarman

A pesar de que el aumento de la obesidad comenzó a ser alarmante en la década del 80, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como enfermedad recién en 1997. Según las estadísticas de la última encuesta de factores de riesgo 2013 realizada por el Ministerio de Salud de la Nación, 6 de cada 10 argentinos mayores de 18 años tienen algún grado de sobrepeso. Mientras que, de acuerdo a dichos relevamientos, desde el 2005 al 2013 la obesidad calificada (clasificada por un IMC > a 30) aumentó un 42,5%.

Otra de las facultativas, la doctora María Cappelletti (M.N. 76.523), agregó que la “obesidad no es simplemente exceso de peso corporal. Es una enfermedad inflamatoria caracterizada por aumento de la grasa corporal (tejido adiposo). Las enfermedades asociadas a la obesidad están causadas precisamente por este órgano adiposo patológico. Mantener un peso saludable contribuye a prevenir el desarrollo de múltiples enfermedades. Sabemos que no es fácil, pero es importante empezar a tomar medidas para cuidar la salud. Por eso, elaboramos las 20 razones para bajar de peso, porque identificando éstas 20 consecuencias que pueden desatar el sobrepeso y la obesidad, quizás estemos contribuyendo a la toma de conciencia respecto de que la obesidad es mucho más que un tema estético, es una enfermedad compleja que merece ser atendida”.

Las 20 razones de peso para bajar de peso son:

1) Resistencia a la insulina.

2) Diabetes tipo 2.

3) Dislipemias (triglicéridos altos, baja el colesterol bueno y sube el malo).

4) Hipertensión arterial.

5) Enfermedad coronaria (infarto de miocardio).

6) Accidente cerebrovascular (ACV).

7) Enfermedad degenerativas cerebrales como la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson.

8) Depresión.

9) Ansiedad.

10) Problemas psicosociales.

11) Disfunción sexual.

12) Trastornos de la conducta alimentaria.

13) Enfermedad pulmonar (función anormal, disminución de la ventilación, asma bronquial), trastornos del sueño y apnea obstructiva del sueño.

14) Fatiga y cansancio.

15) Problemas articulares (artrosis, artritis y gota).

16) Enfermedades del hígado (hígado graso, hepatitis no alcohólica y cirrosis).

17) Cálculos de vesícula.

18) Cáncer (colon, útero, mama, riñón, ovario, páncreas, próstata, esófago, hígado y algunos tipos de linfoma).

19) Várices y flebitis.

20) Problemas ginecológicos (trastornos menstruales e infertilidad).

Finalmente, es bueno realizar actividad física (unos 30 minutos diarios) la cual debe estar acompañada de una buena alimentación como la reducción de ingesta de sal, azúcares y grasa de origen animal, y aumentar el consumo de frutas, verduras frescas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

El tratamiento

El principal tratamiento para la obesidad es reducir la grasa corporal comiendo menos calorías y ejercitándose más. El efecto colateral beneficioso del ejercicio es que incrementa la fuerza de los músculos, los tendones y los ligamentos, lo cual ayuda a prevenir lesiones provenientes de accidentes y actividad vigorosa.

Los programas de dieta y ejercicios producen una pérdida de peso promedio de aproximadamente 8% del total de la masa corporal (excluyendo los sujetos que abandonaron el programa. No todos los que hacen dieta están satisfechos con estos resultados, pero una pérdida de masa corporal tan pequeña como 5% puede representar grandes beneficios en la salud. Mucho más difícil que reducir la grasa corporal es tratar de mantenerla. Entre el 80 y 90% de aquellos que bajan un 10% de su masa corporal o más a través de una dieta vuelven a recuperar todo el peso en un período de dos y cinco años. El organismo tiene sistemas que mantienen su homeostasis a cierto nivel, incluyendo el peso corporal.

Ver más productos

San Margarito Flores, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Margarito Flores

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos