Por Profesor doctor Antonio Las Heras
paranormal@cronica.com.ar

La semana pasada fue martes 13, que no es un día cualquiera, habida cuenta de una creencia popular que aparece en el calendario como un día de desgracia o mala suerte, por lo que hay que moverse con prevención. Tradicionalmente ese día no se firman documentos importantes ni se cierran negocios. Tan arraigada está esta idea, y tal es su difusión en el mundo, que hasta tiene versión cinematográfica.

Precisamente el filme “ Martes 13”. Ahora bien, ¿por qué esta fecha, y no otra, entraña en el imaginario popular algo de tan nefasta relevancia? Las respuestas aparecen indagando ambos componentes: el día martes y el número 13. Martes es el día de la semana dedicado a Marte, dios romano de la guerra; inspirado en el planeta homónimo, visible a ojo desnudo y que aparece como una esfera roja, cuyo tinte se asocia inmediatamente a la sangre, las heridas, la destrucción y la muerte. “El martes no te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes”, reza un viejo refrán popular que ya se utilizaba en tiempos del Sacro Imperio Romano con la sentencia: “Giorno di Venere, giorno di Marte, nos si sposa e nos si parte”.

A su vez, tanto el martes como el viernes son días atribuidos a labores de brujas, puesto que en esas noches se reúnen para la práctica de hechicerías. En cuanto al 13, la principal causa que lo ha hecho fatídico, en lo que hace a Occidente, es lo acontecido durante la Última Cena. Jesús y sus doce apóstoles suman trece personas. Judas lo traiciona.

El Mesías es apresado, sometido a escarnios y tormentos para, finalmente, morir crucificado. No es menos importante que en la Biblia sea justamente el capítulo decimotercero del Libro del Apocalipsis el que se ocupa del Anticristo. El arcano número 13 de las láminas del tarot es, precisamente, la Muerte, representada por un esqueleto que porta una guadaña. Pero en Oriente sucede otra cosa. Un sistema astrológico muy consultado en India y China incluye un sistema por el que se puede llegar a predecir cuándo los martes 13 y los viernes 13 de ese año serán aciagos, beneficiosos o neutros. Si el año comienza un día jueves (Júpiter) o viernes (Venus), serán días de suerte. Si sucede un martes o sábado, serán nefastos y, por último, si el año comienza un lunes o un miércoles, no habrá de qué preocuparse.

En Estados Unidos el temor a ese número es tal que en los rascacielos no hay piso 13, ni habitación 13 en los hoteles y los ascensores saltan del nivel 12 al 14. Ningún competidor de autos, motos y lanchas de competición utiliza el 13, lo mismo que los aviones.

En América Latina se trata de evitar la realización de cualquier acontecimiento importante en esta fecha, aunque hay quienes eligen este día como agraciado. En las provincias argentinas se practican algunos ritos sencillos para ahuyentar la mala suerte, tales como esparcir agua bendita en los hogares o beber caña con ruda, una plantita de hojas muy pequeñas y aroma fuerte. Obviamente, muchos acontecimientos favorables han de haber sucedido en la historia de la Humanidad en martes 13. Pero, claro está, se destacan los nefastos. Por ejemplo, el hecho de que Mata Hari fuera detenida el martes 13 de febrero de 1917, en el hotel parisino donde residía, episodio que concluyó tiempo después con su fusilamiento.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Pedro Damián)

La Iglesia recuerda a San Pedro Damián

La Vengadora, de Florencia Canale, su último libro.

"Me veo tomada por las historias que escribo"

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos