Por Gabriel Arias
paranormal@cronica.com.ar

Uno de los secretos mejor guardados de la antigua historia egipcia parece haber sido develado por investigadores locales, ya que éstos descubrieron una tumba en la ciudad de El Cairo, y se cree que después de miles de años el cuerpo hallado en su interior podría resultar el de una importante reina, que no sería otra que Nefertiti, una de las faraonas más conocidas del vasto imperio.

Mientras tanto, muchos afirman que una supuesta princesa, Helpet, ya está ubicada concretamente, en tanto que la tumba de otro personaje central en el recorrido del Egipto antiguo, como el de Cleopatra podría concretarse de un momento a otro, al decir de uno de los más importantes arqueólogos como es Zahi Hawass, quien ya había adelantado en enero pasado esa posibilidad.

Helpet o Nefertiti

Si existe algo que posee Egipto, es ser uno de los territorios con más misterios en el mundo, ya que todo comienza desde la creación de las pirámides hasta las momificaciones de las distintas figuras faraónicas de la época, lo cual siempre significó un polo de atracción para los investigadores del mundo que hasta el día de hoy tienen muchas preguntas y pocas respuestas.

Es admirable saber cómo una civilización tan antigua pudo elaborar tantos artefactos y edificaciones que perduran en el tiempo, y eso es lo que supone un enigma para la comunidad científica, que carece de explicación para semejante adelanto.

Recientemente, se encontró la tumba de una mujer en el sur de la capital nacional y se cree que esta pertenecía a la familia real.

Según los estudios realizados por los científicos, la tumba pertenecería a Helpet, una mujer del antiguo Egipto que seguramente cumplió funciones muy importantes o pertenecía a la familia real, sin embargo, todas son suposiciones porque en realidad no hay registros de ella en la historia, con lo cual las dudas se acrecientan tras el hallazgo milenario.

Respecto al mismo, el ataúd estaba adornado con pinturas emblemáticas características de hace más de 4.000 años; además, el solo hecho de haber sido sepultada solitariamente apunta a que fue muy importante en el pasado, pues solo las mujeres de la familia del Faraón podían ser sepultadas solas, sin su esposo.

Debido al hecho de que no hay ningún tipo de información referente a alguien que se llamase Helpet, los expertos dicen que pudo ser una sacerdotisa, pero esto no tiene sentido, ya que tuvo que ser demasiado importante en el Antiguo Egipto como para ser sepultada de esa forma, por ese motivo, se cree que en realidad es el cuerpo de Nefertiti lo que se encontró en esa expedición.

Recordemos que Nefertiti (reina de la XVIII dinastía y esposa del faraón Akenatón) desapareció de manera inesperada y nunca se halló su cuerpo; en este sentido, esta hipótesis tiene mucha credibilidad.

En uno de los dibujos del ataúd encontrado, se observa a un mono bailando frente a algunos músicos y a otro primate recogiendo frutas, eso en el antiguo Egipto significaba veneración, así que la idea de que era una sacerdotisa está descartada, con lo cual la figura del descubrimiento del cuerpo de Nefertiti crece a pasos agigantados.

Cleopatra, a escena

El reconocido investigador y arqueólogo Zahi Hawass reiteró que está a punto de hallar la tumba de Cleopatra, aunque sin aportar pruebas. El sepulcro estaría en Taposiris Magna, cerca de Alejandría, donde ya lo situaba una arqueóloga dominicana que había investigado anteriormente la región.

Tras un tiempo prolongado en el que se mencionó que se sugería que se había encontrado la tumba de Ankesenamón, la esposa de Tutankamón, en el ramal occidental del Valle de los Reyes (Luxor), junto al sepulcro de su segundo esposo Ay, el paradigma de egiptólogo egipcio, llamado el hombre del sombrero y uno de los grandes referentes de la arqueología egipcia, ahora reiteró que está a punto de descubrir la tumba de Cleopatra VII (la famosa última reina de Egipto) en el otro extremo del país, aunque sigue sin aportar pruebas.

Hawass reiteró que el sepulcro estaría en la antigua Taposiris Magna, hoy Abusir, a 45 kilómetros al oeste de Alejandría. Situar ahí la última morada de la más famosa reina del Nilo no es ninguna novedad, y de hecho es la hipótesis, y la obsesión, de la arqueóloga dominicana Kathleen Martínez (inicialmente una protegida de Hawass, precisamente), que la busca allí desde 2002 entre el escepticismo general.

Martínez siempre ha asegurado tener indicios de que en la antigua ciudad portuaria, en el complejo del famoso templo de Osiris o sus cercanías, está enterrada la reina, y no solo ella sino también su amante, Marco Antonio.

Los rasgos nórdicos también "aparecen"

El Antiguo Egipto guarda cientos de leyendas que dieron mucho de qué hablar, desde que los científicos de todo el mundo empezaron a notar alguna incongruencias entre los hallazgos encontrados y los textos antiguos.

No es para menos que la comunidad científica se sienta atraída por esta antigua civilización, sobre todo cuando las momias halladas tienen aspectos muy distintos a los que la historia menciona.

Los escritos de aquel entonces narran las apariencias físicas de cada faraón y reina de la época, describiéndolos como personas de tez morena, facciones muy bien marcadas y cabello negro totalmente lacio, sin embargo, los restos de estos personajes han demostrado lo contrario, pues muchas de esas momias que aún mantenían partes de su cuerpo intactas, revelaron que los reyes egipcios en realidad tenían apariencia nórdica.

Cabellos rojizos, algunas veces rubios, ojos azules y tez blanca, esas han sido las características físicas encontradas en los cadáveres más importantes del antiguo Egipto, sin contar las extrañas coincidencias con el tipo de sangre que estos poseían, pues solo el linaje real tenía sangre RH negativo, esto levanta aún más sospechas debido al hecho de que solo ellos tengan esas asombrosas características físicas y sanguíneas.

Si encuadramos a todas las momias con aspecto nórdico, nos encontramos con que la gran mayoría de faraones, reinas y princesas eran caucásicos y pelirrojos.

Es de entender que la comunidad arqueológica no otorgue declaraciones oficiales de estos descubrimientos, el solo hecho de que el mundo se entere y comprenda que lo que anteriormente creían no es del todo cierto, causaría guerras religiosas y sociales, por no decir algo más grave, teniendo en cuenta el misterio que esconde el ADN de los faraones.

Es realmente sorprendente saber que anteriormente existió una civilización desconocida y que hicieron todo lo posible por mantenerla oculta hasta la fecha. Sin embargo, se espera que los expertos descubrirán tarde o temprano todo los secretos que esconde el gran territorio egipcio.

Las tumbas de Nefertiti y cleopatra han sido de las más buscadas en los últimos años.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos