Saber lo que hay que hacer en distintas situaciones y poder llevarlo a cabo puede parecer fácil pero se trata de una virtud que no todo el mundo posee. La responsabilidad es una capacidad del ser humano por reconocer y ser consciente de sus decisiones, considerando las posibles consecuencias. Contestá las siguientes preguntas para conocer más sobre vos mismo.

1)- Te sentís tranquilo/a cuando tenés que tomar decisiones en solitario.

a) Siempre
b) A veces
c) Nunca

2)- Tenés una entrega importante en el trabajo y el resultado tiene muchos errores. ¿Asumís tu responsabilidad?

a) Por supuesto. Trabajás toda la noche para corregirlo
b) Por la parte que te tocó sí, el resto corresponde a otros compañeros
c) No. Tu jefe sabe menos del tema que vos, no debería andar reclamando nada

3)- ¿Cumplís con tus obligaciones diarias?

a) Siempre
b) A veces cuesta
c) Las esquivás el mayor tiempo posible

4)- ¿Cómo te sentís cuando tenés que tomar una decisión con un plazo de tiempo corto?

a) Te gusta la adrenalina, lo disfrutás
b) Con un poco de ansiedad, pero luego de hacerlo sentís satisfacción
c) Te cuesta mucho manejar la presión y colapsás

5)- ¿Finalizás todos los proyectos que planeás, sin importar lo ambiciosos que sean?

a) Siempre
b) Algunos quedan en el camino
c) Con suerte terminás uno

6)- ¿Cumplís todas tus promesas?

a) Siempre. Si no, no las harías
b) A veces
c) Casi ninguna

7)- ¿Cumpliste alguno de tus objetivos en la vida?

a) Varios. En cuanto conseguís uno ya estás en camino al siguiente
b) Aún no, pero trabajás duro por conseguirlos
c) No y no creés que suceda

8)- Hace unas horas venís sintiendo olor a gas en tu casa. ¿Qué medidas tomás?

a) Cerrás la llave, chequeás hornallas, estufa y calefón; y conseguís un gasista matriculado para que encuentre el problema
b) Buscás un profesional que pueda hacer una visita cuanto antes
c) Cerrás la llave y abrís las ventanas para ventilar el aire

RESPUESTAS

Mayoría de respuestas a): Sos una persona muy responsable. Te gusta tomar tus propias decisiones y asumís las consecuencias de las mismas, nunca dejarías que dependan de otras personas. Cumplís con tus obligaciones porque sentís que te acercan a tus objetivos. Pero recordá: a veces es necesario aceptar ayuda externa y relajarse un poco.

Mayoría de respuestas b): Se puede decir que sos responsable, pero no dejás que tus obligaciones tomen el protagonismo de tu vida. No descuidás tus responsabilidades porque preferís asumir menos retos y poder cumplir con todo. Es una buena estrategia, ayudará a que te ahorres más de un dolor de cabeza y que mantengas tu eficiencia.

Mayoría de respuestas c): Probablemente podrías haberte ahorrado más de un problema en la vida si fueras un poco más responsable. Las cuentas sin pagar, una casa caótica, impuntualidad, pánico al trabajo, incapacidad de cuidar ni una planta, ¿te suena conocido? A veces hay que dejar a un lado lo que a uno le gusta y hacer lo que se debe.