Por Marcelo Peralta Martínez
paranormal@cronica.com.ar

Una vez más, en las últimas semanas algunos observadores especializados en las profundidades del cielo y en el terreno de la conspiración vieron un extraño objeto que gira junto a nuestro planeta y según creen podría estar “absorbiendo” información sobre los seres humanos y el actual momento que se está viviendo. Y aunque unos pocos parecen conocer de qué se trata, la mayoría no sabe si es algo fabricado en la Tierra o de origen extraterrestre.

Aun así, en un reciente informe del Ministerio de Defensa de Rusia se describe con lujo de detalles un diálogo subido de tono ocurrido a principios de este mes en el que expone las palabras de Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor General ruso, y el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, en las cuales no se mandaron simples saludos protocolares.

Primeros detalles

En el citado documento aparece un texto que genera sorpresa: “Según lo acordado mutuamente”. En dichas líneas fueron enumeradas dos cuestiones. La primera trata sobre un acuerdo firmado por Estados Unidos y los talibanes en el cual ambos manifiestan terminar con la guerra en Afganistán (¿?).

El otro punto indica que Donald Trump, mandatario de los Estados Unidos, dio su palabra al igual que el presidente Vladimir Putin, para concretar un encuentro con varios líderes del mundo como Emmanuel Macron (Francia), Boris Johnson (Gran Bretaña) y Xi Jinping (China) para debatir asuntos relacionados con el armamento, pero a una magnitud jamás pensada. Y aquí el porqué. Es que, según manifiesta el escrito, son enumerados dos elementos que hacen referencia a “medidas inmediatas, consideradas necesarias y urgentes debido a la información volcada en los legajos de actividad diaria de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria (PDCO)”.

¿Están hablando de un peligro planetario, acaso?

La segunda cuestión explica algo más detallado un caso que tiene más de 55 años, llamado “Caso Kecksburg, Pensilvania”. El hecho cita diferentes informes de médicos y científicos del Instituto de Física Nuclear de Novosibirsk, sumados a partes de especialistas de experiencia convocados para la ocasión. Todas estas cuestiones sólo fueron publicadas por dos medios (extranotix.com y Sorcha Faal) a nivel global.

¿Qué tiene que ver?

Dicha cita lo relacionaba con lo que dieron en llamar “el misterio de la catástrofe de Tunguska de 1908”, también conocida como la mayor explosión nuclear en el mundo. Por lo tanto, con un gran despliegue y una batería de herramientas de alto alcance, el grupo trabajaba en sus tareas de ampliar conocimientos y encontrar una relación entre ambos casos cuando uno de sus integrantes divisó una extraña cosa muy parecida a una nave espacial que da vueltas a la Tierra.

Al dar aviso a la Estación Espacial Internacional, esta emitió de inmediato la orden para que fuera filmada oficialmente. Aunque las imágenes aún no han sido reveladas, en el archivo expresan que “la extraña nave espacial abandonó la zona, tras varios minutos en los que se la podía ver con equipos de media distancia. Así, salió a gran velocidad hacía su derecha, donde en cuestión de segundos se unió a una flamante “Mini Luna” que también se encuentra en órbita con nuestro planeta.

El dato final

El objeto volador observado fue relacionado con una nave extraterrestre “de características similares a la que participó en el archivo caratulado como: “Incidente OVNI de Kecksburg, Pensilvania, Estados Unidos”. Este tiene como fecha de registro el 9 de diciembre de 1965. Lo que da a entender, definitivamente, que ambas potencias saben de qué se trata, aunque resulta incomprensible para muchos, que tendría relativa relación con lo sucedido en el territorio soviético de Tunguska en 1908. ¿O todo es una coincidencia?

¿Qué cayó en Kecksburg?

En línea con esta investigación, en los archivos del 9 de diciembre de 1965, los médicos y científicos rusos, por entonces aún soviéticos, a cargo de las tareas decidieron enviar como parte del Programa Venera una nave espacial para que tomara registro fotográfico desde la órbita terrestre alta. La idea era que el Kosmos 96 (nombre que se le dio a la nave 3MV-4 No.6) diera varias vueltas alrededor del planeta para después dirigirse a Venus. Esta nave fue lanzada el 23 de noviembre de 1965, a las 3.23 am hora local, desde la estación espacial Cosmodrome de Baikonur, junto al cohete portador Molniya. Fue a las 4.15 del 9 de diciembre del ’65 cuando, según revela el documento, el Kosmos 96 tuvo un desperfecto y terminó chocando a la supuesta nave extraterrestre, a la altura de Canadá. Aproximadamente 12 horas más tarde, la unidad desconocida atravesó la atmósfera y cayó en Kecksburg. Por su parte, el Kosmos 96 se estrelló en esa zona, pero gran parte de su estructura se desintegró en la caída.

Más coincidencias

En los diferentes documentos se encontraron varios puntos en común. De esta manera, el informe ruso indica que la extraña nave espacial vista en la “Mini Luna”, al tiempo que ambas orbitan alrededor de la Tierra, presenta la misma forma de avellana que el objeto encontrado por entonces en Kecksburg. Como si todo esto no alcanzara, a esta coincidencia se le sumaría similitudes con un objeto volador idéntico que habrían creado en la Alemania nazi, que se llamó “Die Glocke” y popularmente fue conocida como “La Campana Nazi”, que muchos creían que tenía la capacidad para viajar en el tiempo, aunque nunca se comprobó, pero sí explicaría la cantidad de soldados y líderes que mantenía este ejército, incluido su mentor Adolf Hitler.

FUENTES: Sorcha Faal // Exteranotix // Moscow Aeroastronomy

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos