Mientras el futbolista africano Sheyi Emmanuel Adebayor, quien arribó a Paraguay para reforzar el plantel de Olimpia, rápidamente se volvió tendencia mundial en Twitter el insólito caso y no precisamente por su llegada al equipo asunceño.

El togoleño, con un pasado de gloria en el fútbol europeo, ya que actuó en grandes clubes como Mónaco, Arsenal, Manchester City, Real Madrid y Tottenham Hot Spur, ha vivido desde su niñez tormentosas cuestiones relacionadas con hechizos y brujerías.

Luego de ganar mucho dinero, Manolito, como fue bautizado durante su paso por el Merengue madrilista, ha vivido desde siempre en conflicto con su familia, ya que algunos integrantes de la misma le habrían realizado un "trabajo" que incluso le hizo perder muchos millones de euros. De todas maneras, el atacante expresó, lacónicamente: "Lo importantes es que estoy vivo y ya han repartido todos mis bienes para cuando me muera".

Lo concreto es que Adebayor, dominado por vaya a saber qué clase de hechizo o brujería, tras reunir una fortuna que le permitió en su paso por Europa comprar autos y residencias, fue literalmente "saqueado" por su propia familia.

Así lo denunciaba el propio futbolista en su cuenta de Facebook, misma vía que ha vuelto a utilizar para hacer públicas nuevas penas que ha debido afrontar.

Recientemente, Adebayor llegó a acusar a su madre (en la foto junto al jugador, años atrás) y sus tres hermanos, dos mujeres y un varón, de haeberle inventado cosas extrañas para apoderarse de su dinero. Incluso afirma que fue extorsionado por ellos, con las artes más oscuras de la magia negra y la brujería, a pesar de que siempre se mostró generoso con ellos.

Tan malos momentos ha vivido el futbolista nacido hace 35 años en Lome, Togo, que en elagún momento cuando era muy joven llegó a pensar en suicidarse. “En el Metz ganaba 3.000 libras al mes. Mi familia pidió una casa que valía como medio millón. El club estaba harto de mí por mi comportamiento. Recuerdo sentarme en mi cama una noche y pensar qué estaba haciendo en ese lugar. Nadie estaba feliz conmigo, así que no le encontraba sentido a la vida”, explicó el delantero.

Fue por eso que en una farmacia cercana compró gran cantidad de pastillas, que en principio no se las querían vender hasta que explicó que era para una acción benéfica en Togo y accedieron, aunque su intención era tomárselas.

Y finalizó relatando: “Lo preparé todo, bebí mucha agua y estaba listo. Entonces llamé a mi amigo. Me dijo que no me precipitara, que tenía muchas cosas por las que vivir, que tenía potencial para cambiar África, y le hice caso”.

FUENTES: Crónica de Paraguay / Ramun Rass / Asgard

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos