Por Daniel Beylis
paranormal@cronica.com.ar

El mundo de la medicina, en los últimos días, estuvo en alerta, en medio de escepticismo y sorpresa. Es que si bien a lo largo de la historia ocurrieron diferentes sucesos que rompieron con infinidad de bibliografía en la materia, ninguno se había asemejado a este hecho. Un adolescente de Gowa, en la isla de Célebes, al sur de Indonesia, desconcertó a los facultativos al empezar a expulsar (aparentemente desde 2015) huevos desde su recto. En la última semana, Akmal puso dos huevos en presencia de los especialistas, alcanzando un total de 20. Este suceso provocó diferentes reacciones en la comunidad científica, quienes intentaron aclarar que esto es imposible para un ser humano y lo descartaron, aunque de ninguna de las dos veredas existen pruebas fehacientes. ¿Truco o realidad? Todo parece ser un vil engaño, pero...

Ante testigos

En el Hospital Syekh Yusuf, un grupo de médicos mentalizados en descubrir de qué se trataba, examinó los huevos y descubrieron que estos eran demasiado similares a los de las gallinas. Ante esta situación, los doctores afirman que los huevos fueron introducidos deliberadamente en el recto del menor, algo que no pudo ser demostrado. Si bien se trabajó con mucha cautela porque el mundo de la medicina estaba con la mirada puesta en ese caso, Muhammad Taslim (portavoz del nosocomio) se animó a aparecer en escena para establecer el primer veredicto oficial: “Nuestra sospecha es que los huevos fueron introducidos deliberadamente en el recto de Akmal, pero no lo vimos directamente. Los huevos (de pollo) científicamente no pueden formarse dentro del cuerpo humano. Es imposible, especialmente en el sistema digestivo”, manifestó a un medio de aquel país.

En observación

El Dr. Taslim aseguró que Akmal, de 14 años, permanece bajo observación para poder examinar su condición médica. En disconformidad por las noticias que circularon en los medios de comunicación, Rusli, padre del joven protagonista, desestimó la apreciación de los médicos y aclaró que su hijo estaba sufriendo una enfermedad, debido a que tampoco creía demasiado en la magia negra, que era otra de las hipótesis (ver aparte).

En dos años puso 18 huevos y dos más hoy, así que en total han sido 20. Rompí el primer huevo y su contenido era todo amarillo, no blanco. Un mes después abrí otro, y su contenido era todo blanco, y no amarillo. Nunca se ha tragado los huevos enteros, ¿por qué iba a hacer eso? Soy un imán en mi pueblo, así que no creo en el vudú. Sólo creo en el Señor”, sentenció con gestos de malestar y desazón.

Antecedente

Vale remarcar que la víctima de esta problemática cuenta con algo a favor: no es la primera vez que la comunidad científica se ve sorprendida por algo que parece imposible. Kakek Sinin, anciano oriundo de Tanjung Wangi, al norte de Yakarta, también empezó a poner huevos similares a los de una gallina a partir de 1998. Por si fuese poco, Shreya Darji, una pequeña de 13 años, tiene cientos de hormigas que viven dentro de su cabeza. Los médicos tienen que retirar cerca de una docena de estos insectos a diario, según reporta el medio gráfico canadiense Toronto Sun. Todo demasiado increíble. ¿O no?

Podría tratarse de un caso de magia negra

La familia de Akmal trata de dar pruebas para que confíen en la veracidad del caso; los médicos descartaron la posibilidad y apareció recientemente una teoría: la magia negra. En Indonesia es conocida como Ilmu Hitam y los practicantes de artes oscuras se encuentran en casi todas las islas de este archipiélago. Por eso, algunos tratan de vincular estos huevos con un hechizo: si bien algunos aseguran que podría ser directamente destinado al niño, otros sostienen que podría tratarse de un mal hacia el padre que se vio impactado en su hijo, el ser más querido por él.

Allí están muy aferrados a la magia negra. Los brujos se llaman Dukuns y generalmente se los contrata para controlar el clima: en las grandes ciudades se solicitan sus servicios para asegurarse que no llueva en las ceremonias públicas y las bodas. Sin embargo, al igual que con todo tipo de prácticas esotéricas y espirituales, la magia de Indonesia, un país muy influenciado por estas prácticas, tiene un lado oscuro. El Ilmu Hitam también se puede usar contra las personas. La práctica de lanzar hechizos contra una persona se llama Rapuh. Al igual que la magia negra occidental, se requieren muestras de artículos personales, como ropa, pelo y uñas para que dichos hechizos tengan éxito e impacten en el destino designado. ¿Podría la magia negra provocarle a Akmal el síntoma de despedir huevos?