En septiembre de 2020, la Legislatura incorporó el sistema de reconocimiento facial, una tecnología biométrica que permite identificar a las personas mediante los rasgos de su rostro, a la ley de seguridad pública.

Nueva polémica por reconocimiento facial en Ciudad de Buenos Aires