Jorge Ferraresi

Del tradicional parque no está quedando nada. Los vecinos trinan de bronca.

Avellaneda, con menos espacios verdes