Uña

Courtney Whithorn, intervenida quirúrgicamente por la infección.

Por comerse la uña se le pudrió el dedo, le agarró cáncer y terminaron amputándoselo