Argentina se posiciona como el país más caro de América latina para comprar una consola e, incluso, para adquirir videojuegos.

Por caso, el valor promedio mundial de una Xbox OneS es u$s332, en la región u$s395, mientras que en Argentina alcanza los u$s523.

Algo parecido ocurre con la popular PS4 Pro. El precio medio en diferentes países del mundo alcanza los u$s543, en Latinoamérica es de u$s623 y en el mercado local llega a los u$s715. La diferencia de valor está dada, sobre todo, por la fuerte carga impositiva.

El precio promedio internacional de una consola es de 405 dólares, el mismo valor que en México y Colombia. En Argentina, el precio promedio es de u$s562, es decir $21.464, lo equivalente a una notebook de 14 pulgadas, indica el Índice de Precios de Videojuegos 2019 elaborado por Linio.

"Si un argentino quisiera comprar todas las consolas, gastaría 3.370 dólares (unos $150.000); 1.590 más que un canadiense", explica el informe de la empresa.

Además, asegura que el precio promedio de un videojuego es de 50 dólares. En ese sentido, la saga más barata es el PES con un precio promedio por videojuego de 48 dólares y la más cara Halo con 58.

Según datos de la agencia especializada Newzoo, Argentina -número 27 del ránking mundial- mueve algo más de u$s450 millones y cuenta con 34 millones de usuarios.

Seis de cada diez personas destinan hasta tres horas diarias como jugador y pueden pasar cuatro horas semanales como espectadores de juegos transmitidos en vivo.