Por Fernando Costoya 
tecno@cronica.com.ar 

Cada vez que enviamos un mensaje por WhatsApp y no obtenemos respuesta inmediata o las tildes no confirman la llegada del mensaje, nos asaltan las mismas dudas: ¿no tuvo tiempo de responderme?, ¿tiene el teléfono apagado?, ¿hay problemas con Internet? Pero, entre esas dudas, se cuela la hipótesis más dolorosa: ¿Me bloqueó? Le mandaste varios mensajes, no aparece la tilde azul y nunca llegaron las respuestas. Quizás no es que te esté ignorando, sino que existe la posibilidad de que te haya bloqueado.

Afortunadamente, la plataforma de mensajería gerenciada por Facebook ofrece la posibilidad de confirmar si alguien no quiere saber nada de nosotros. Pero no hay un sólo indicador de que hemos sido bloqueados, sino que es necesario identificar una serie de “síntomas” que nos darán el diagnóstico sobre nuestro esquivo contacto.

En primer lugar, es importante estar atentos a la imagen que tiene el usuario en su perfil. Si es siempre la misma foto, puede ser una señal de alerta. Los usuarios suelen cambiar su imagen de perfil en la aplicación. Si la foto no cambia nunca, podría tratarse de un bloqueo. Otro de los indicios es la última hora de conexión de un contacto. Este dato por sí solo no es definitorio, ya que dentro de la plataforma existe la opción de ocultar ese dato. Habría que fijarse si en la última conversación aparecían las tildes azules. Si es así, algo anda mal.

Un método bastante eficaz para saber si te han bloqueado en WhatsApp es hacer una llamada de voz a tu contacto. Si bien es posible que se deba a que tenga el dispositivo apagado, o a la falta de un plan de datos de Internet o a la ausencia de conexión wifi, es extraño que esta circunstancia se prolongue indefinidamente.

Otro indicio que puede aportarnos pistas es intentar añadir a tu contacto a un grupo de WhatsApp. En el caso de que nos hayan bloqueado, será imposible añadirlo al grupo, y así podemos confirmar que esa persona no quiere tener noticias nuestras. La aplicación nos avisará que se produjo un error y no tendremos autorización para añadir al contacto.

La no recepción de mensajes es uno de los indicios más certeros. Esta señal puede ser concluyente porque si un usuario no recibiera nunca los mensajes, implica un grado alto de ausencia en WhatsApp. La evidencia de ello se presentaría si, al enviar el texto, éste queda con un solo check, lo que significa que fue entregado. Pero si no aparece la segunda tilde, quiere decir que no hay receptor, cuyos motivos van desde la falta de señal hasta el propio bloqueo.

Es decir, si la primera tilde se mantiene y pasadas 24 horas no llega el segundo, hay que imaginarse lo peor. Lo cierto es que, en ocasiones, el contacto mediado por las redes sociales, las plataformas de mensajerías y los chats suelen prestarse a las interpretaciones erróneas. En estos casos, es recomendable abordar el tema cara a cara, sin tecnología de por medio