Toda forma de energía que ayude al funcionamiento de nuestro planeta siempre tendrá los brazos abiertos, y prueba de ello, se produjo en la Universidad estadounidense de Stanford, donde un grupo de ingenieros inventó un panel solar que genera electricidad no solo de día, sino también de noche.

Uno de los investigadores del proyecto, Sid Assawaworrarit, logró montar un panel solar normal y corriente con un generador termoeléctrico integrado, que es capaz de conseguir una pequeña cantidad de electricidad gracias a la diferencia de temperatura entre el aire y el calor residual de las placas solares.

 

Tal y como este investigador expresó a un medio local, “durante el día hay una luz que proviene del Sol que choca contra el panel solar, pero de noche, sucede algo al revés. En verdad hay luz que sale del panel solar, y nosotros usamos eso para generar electricidad de noche. Los fotones saliendo de la superficie del panel lo que hacen es enfriar el mismo”.

Esto ocurre porque los paneles solares (como cualquier cosa con una temperatura superior al cero absoluto) emiten radiación infrarroja, y este equipo de Stanford quiere aprovecharse de ello. La cantidad de energía que recibe la tierra del Sol es abrumadora, cerca a los 173.000 teravatios, de los cuales el 30% es reflejado por las nubes, las partículas en la atmósfera y superficies reflectantes como pueden ser las montañas nevadas.

 

El resto calienta la tierra, océanos, nubes, la atmósfera y todo el resto del planeta. Esos fotones que salen de la superficie del panel llevan calor consigo, y eso significa que en una noche con el cielo despejado (si no hay nubes que reflejen la luz infrarroja de vuelta a la Tierra), la superficie del panel tendrá una temperatura menos fría que el aire a su alrededor.

Esa diferencia de temperatura es la que Assawaworrarit y su equipo están aprovechando para obtener energía, usando un dispositivo llamado generador termoeléctrico que captura parte de ese calor y lo convierte en electricidad.

Este dispositivo fue probado al aire libre en el tejado de la universidad de Standford y generó 50 milivatios por cada metro cuadrado, e igualmente Sid se encontró ilusionado con este resultado, diciendo que eso es solo el principio y no van a parar ahí. El investigador comentó que con un par de mejoras y en una localización más óptima, podrían generar el doble de cantidad en electricidad, dato que es muy alentador.

Limpieza de paneles solares

Uno de los puntos clave para el rendimiento de las placas solares para que el funcionamiento de las mismas sea óptimo, tiene que ver con el mantenimiento de las mismas, ya que si se mantienen los paneles solares limpios, los elementos que constituyen la instalación fotovoltaica estarán en perfecto estado y la producción de energía será bastante mayor a la media común.

Ahora bien, la pregunta que surge de inmediato es la periodicidad con la cual se deben mantener limpios a estos artefactos, y en la respuesta vamos a encontrar algunos factores que varíen la respuesta sobre el tiempo de limpieza de placas solares, dependiendo de las condiciones ambientales de cada lugar donde estén instaladas, pero por norma general, se recomienda realizar tres o cuatro limpiezas al año, con cada cambio de estación, por citar un ejemplo. De todas maneras, en este ítem variará el tipo de clima y sitio de nuestro planeta en donde estén ubicados los paneles solares, ya que los investigadores sostienen que en puntos secos estos aparatos no tienen la misma recuperación, que en los sitios donde hay una mayor humedad.

Ver comentarios