El emoji "no me gusta" sería el más adecuado para reflejar los sentimientos del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y de los capos de la compañía, quienes perdieron decenas de miles de millones de dólares en el mercado bursátil. La caída en la cantidad de usuarios fue uno de los motivos de la debacle.

Poco después de que comenzara la rueda de negocios en Wall Street, las acciones de la empresa se habían desplomado 18 por ciento, lo que representó pérdidas que alcanzaron los 120.000 millones de dólares (de una capitalización de 630.000 millones), ya que sus títulos cotizaban a 177,70 dólares, muy por debajo de los 217,50 del miércoles.

En consecuencia, el día también fue espantoso para Zuckerberg, quien perdió unos 20.000 millones de su fortuna personal, por lo que pasó de ser la cuarta persona más rica del mundo a ser la octava.

Las causas

Uno de los motivos de este desastre financiero fue la caída de la cantidad de usuarios activos. Durante el mes pasado, hubo 1.470 millones personas conectadas a diario, menos de los 1.490 millones que se esperaban.

Además, la cantidad de usuarios que se registraron en el segundo trimestre fue de 22 millones, lo que representa la cifra más baja desde que en 2011 comenzaron a recopilarse los datos.

Todo esto está vinculado con el escándalo de la filtración de datos personales utilizados por la consultora Cambridge Analytica, lo que derivó en una pérdida de confianza que hizo que muchos abandonaran la red social y que otros la utilizaran mucho menos.

A esto, se sumó una caída en sus ingresos durante el segundo trimestre del año, que se estimaban en 13.360 millones y fueron de 13.231 millones.

Frente a estas cifras, el jefe financiero de Facebook, David Wehmer, anunció que el segundo semestre no será bueno para nadie, ya que los ingresos "continuarán en desaceleración".