El 18 de enero de 2022, Microsoft anunció que llegó un acuerdo con Activision Blizzard por 68.700 millones de dólares para su total adquisición, siendo esto una de las operaciones más grandes a nivel económico en la historia del gaming y, no solo ello, puesto que esta compra seguramente determinará el futuro de la industria en corto y largo plazo.

Tres aspectos fundamentales que impulsarán esta adquisición —y que analizaremos en este artículo—, son: apuntalar el crecimiento del gaming, el game pass de Microsoft y el metaverso.

El crecimiento del Gaming y sus derivados

En los últimos años una de las industrias de mayor crecimiento ha sido el gaming y todo lo relacionado a él, desde servicios de streaming como Twitch hasta el iGaming (apuestas y juegos de casino).

De hecho, según cifras actuales el ritmo de crecimiento anual de esta industria ha sido de 5,6% desde 2015 y que para el año 2023 se espera que se rompa la barrera de los tres mil millones de jugadores.

Además, este crecimiento será en simultáneo con otras industrias derivadas, puesto que sectores como el iGaming ha crecido cerca del 9% anual desde el 2012, lo que representa que este sector tiene un papel vital en el rubro, así que los juegos, apuestas y bonos de casino juegan, y jugarán, un papel importante para el crecimiento exponencial del gaming en el mundo.

Activision Blizzard, una adquisición estratégica

Por supuesto, un hito que marcará el futuro del gaming es esta importante adquisición, ya que ella le permite a Microsoft contar con uno de los catálogos de juegos más potentes en la industria, y así apuntalar su servicio “Game Pass”.

Game Pass es un servicio de suscripción en el que puedes acceder al catálogo de videojuegos de Microsoft, y sus aliados, por una cuota mensual, es decir, es un servicio parecido a Netflix, HBO max o Disney+, pero de videojuegos.

Con la adquisición de Activision Blizzard, Microsoft incorporará sagas de juegos tan populares como Call of Duty, Diablo, Candy Crush, Overwatch, World of Warcraft, entre otros, lo cual, sin dudas, es un golpe a la mesa por parte del gigante tecnológico.

El metaverso

Otro aspecto clave de esta adquisición es la posible consolidación del metaverso de Microsoft, puesto que el propio CEO de la compañía, Satya Nadella, ha señalado que: “…la compra de Activision Blizzard ayudará a construir el futuro del metaverso para la empresa”. Por ello, esta reciente adquisición tiene tanta importancia en el mundo del gaming, y de la tecnología en general. No podemos esperar a ver los avances que ambas compañías crearán en conjunto.