Hace unas semanas el submarino Natick de la empresa informática Microsoft fue devuelto a la superficie después de estar dos años varado en las frías aguas de las islas Orkney al norte de Gran Bretaña.

Cuando los ingenieros sacaron al cilindro blanco lleno del agua fría, no sólo estaba lleno de servidores, sino también cubierto de algas y anemonas por todos lados. A pesar del aspecto sucio del exterior, desde la empresa resaltaron que “funcionaba adecuadamente”.

El objetivo del proyecto nació de buscar alternativas para reducir el recalentamiento que sufren los centros de datos o servidores, algo en lo que trabajan muchas empresas y, por ese motivo, los ingenieros e investigadores informáticos pensaron que una forma de "enfriar" esos centros de datos, aumentar la productividad de los servidores y reducir la alta demanda de energía, era ubicándolos en el fondo del mar.

La base de datos del submarino

Por otro lado, este proyecto obedece a que cada vez más se almacena más información en la nube, lo que provoca una enorme demanda de energía para sostener esos centros de datos que normalmente se almacenan en tierra firme.

Los especialistas afirmaron que tuvieron que conectar este enorme cilindro con base de datos a la red eléctrica de los pueblos de las costas de Orkney, que proviene del viento y energía solar. Pese a esto, los ingenieros destacaron que “no hubo problemas” en que el cilindro estuviera conectado a una fuente de energía sostenible.

Eficacia del proyecto y energía sostenible

Cuando el tanque fue sacado del agua, a un kilómetro de la costa ,el personal técnico destacó que sólo ocho de los 855 servidores que estaban dentro del artefacto habían ejado de funcionar.

Según los cálculos hechos por el líder del proyecto, Ben Cutler, este resultado les parece “alentador en comparación con un centro de datos convencional”, ya que la "tasa de fallos en el agua es un octavo de lo que se ve en tierra".

El equipo ahora estudia si los buenos resultados se deben al hecho que no había intervención humana dentro del tanque y dentro de la cápsula había nitrógeno, en vez de oxígeno.

El submarino estaba sumergido cerca de los poblados de Orkney

Microsoft eligió as costas de Orkney para este ensayo en parte porque ahí funciona el centro de investigación de energías renovables y debido a su clima templado.

"Hemos podido funcionar realmente bien en lo que la mayoría de los centros de datos terrestres consideran una red poco confiable", aseguró Spencer Fowers, uno de los miembros del equipo técnico del Proyecto Natick, que también sostuvo que él y su equipo tiene “la esperanza de poder ver” sus hallazgos y decir que tal vez no necesiten tener “tanta infraestructura enfocada en la energía y la confiabilidad".

A pesar de que los centros de datos sumergidos puede sonar como una idea extravagante, David Ross, quien es el consultor de la industria de los centros de dato señaló que el proyecto tiene “un gran potencial”.

Por ejemplo, para este científico las organizaciones que podrían afrontar un desastre natural o un ataque, les podría resultar útil esta forma de almacenamiento. Asimismo, Ross indicó que es una forma “efectiva de mudar todos los centros de datos a un lugar más seguro sin tener los altos costos de infraestructura que tiene construir un edificio" adecuado para hacer funcionar servidores correctamente.

Ver más productos

Revelan los secretos de Eva Duarte

Revelan los secretos de Eva Duarte

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Fernanda Raverta: Néstor nos devolvió la política

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

Ver más productos