Las vulnerabilidades descubiertas en la aplicación de mensajería Whatsapp permiten que atacantes puedan interceptar y manipular mensajes enviados en conversaciones privadas y grupales.

Según advierte la empresa de seguridad cibernética Check Point Research, la falla es muy compleja y radica en una brecha entre los algoritmos de cifrado, publica el sitio RT.

Los expertos señalan que la falla otorga a los potenciales malhechores "un poder inmenso para crear y difundir desinformación de lo que parecen ser fuentes de confianza".

Hay tres maneras en que un atacante podría aprovechar la falla

1)- Usar la función de "citar" en una conversación grupal para cambiar la identidad del remitente, incluso si no es miembro del grupo.

2)- Alterar el texto de la respuesta de otra persona, "esencialmente poniendo palabras en su boca".

3)- Enviar un mensaje privado a otro miembro del grupo haciéndolo pasar por un mensaje público para todos. Cuando la persona responda, su mensaje estará visible para todos los miembros del grupo.