Hoy en día, la velocidad de Internet es crucial para llevar a cabo cualquier actividad que involucre la tecnología. Desde el inicio de la pandemia la modalidad "Home Office" se empezó a implementar, permitiendo que la persona realice su trabajo fuera de la oficina en cualquier lugar donde haya WiFi. Por este motivo, tener una conexión lenta resulta ser una de las molestias más grandes y a veces sucede porque alguien está utilizando tu red y no lo sabes.

Al margen de necesitar un buen WiFi para trabajar, tambien es indispensable en nuestro tiempo de ocio, donde queremos consumir redes sociales, videos en Youtube o simplemente buscar cosas en la web. Cuando de pronto los videos no cargan, las descargas no se pueden realizar o la música en Spotify se escucha trabada, es todavía más irritante. 

Ahora bien, aunque muchas veces la lentitud del internet se debe a la baja calidad del servicio que se está pagando, hay otros factores externos al operador que están interfiriendo, como el número de dispositivos conectados. Entre más aparatos estén colgados de la red WiFi, menor será la velocidad disponible para cada uno de ellos. Pero la duda surge cuando se piensa que uno solo está conectado a la red, y aún así anda lento. 

La idea de que haya alguien conectado que no tienes en cuenta tiene lógica, teniendo en cuenta que una red puede ser detectada por cualquier aparato cercano a esta, y muchas veces su seguridad se puede violar de forma sencilla. Por esto, es importante saber qué dispositivos son los que se encuentran conectados a una red para así reconocer si hay presencia de gente extraña o si por el contrario, la lentitud hace parte de otro tipo de problema. 

¿Cómo detectar a los otros dispositivos conectados?

Para acceder a la lista, la forma clásica es revisar directamente en la página de configuración de su módem (enrutador). Para esto es necesario contar con un usuario o clave que ofrece la empresa que le vende el servicio, o si adquirió el módem por su propia cuenta, la información puede estar en la parte de atrás. 

Cualquier persona podría unirse a su red WiFi.

Una vez obtenida dicha información, hay que ingresar a la página del módem, por medio de la IP del mismo. En este paso es importante que esté conectado a su red WiFi y que busque la dirección que generalmente, como en el paso anterior, se encuentra en la parte posterior del enrutador. Al hallarla, solo hay que escribirla en su navegador e inmediatamente será redireccionado a un sencillo inicio de sesión. Anote la información solicitada y listo.

Al iniciar sesión, le aparecerá una lista con los dispositivos que se encuentran conectados en ese momento, y en algunas ocasiones hasta mostrará la marca de estos. Ahora, solo es cuestión de detectar cual es ajeno a usted y si es necesario, cambiar la contraseña.