"El sujeto está muerto. El hombre se acercó a las proximidades de la zona norte de la valla de la Casa Blanca, sacó una pistola que llevaba escondida y disparó en varias ocasiones, sin que aparentemente llegara a apuntar contra la Casa Blanca", explicó el Servicio Secreto a través de un comunicado, que reproduce la agencia Efe.

El hecho se produjo a las 11.46 hora local, cuando una persona, cuya identidad se conoce pero aún no ha sido revelada por las autoridades, se disparó frente a la residencia presidencial, lo que activos los protocolos de los servicios de emergencia, que cortaron el tránsito en algunas calles cercanas.

Según informó inicialmente el Servicio Secreto, que es el cuerpo encargado de proteger al presidente y a su familia, el sospechoso no falleció en el acto, por lo que fue traslado urgentemente a un hospital cercano.


Por el momento se desconocen los motivos que impulsaron a esta persona a atentar contra su vida ni por qué eligió hacerlo frente a la sede del poder político de Estados Unidos, mientras continúan las investigaciones de la Policía. 

El presidente Donald Trump y su esposa, Melania, estaban al momento del hecho en Palm Beach (Florida), donde tienen una mansión reconvertida en club social, a la que califican como su " Casa Blanca de invierno", donde hicieron una recepción para recaudar fondos con miras a postularse a la reelección en 2020.

 

Este episodio se suma al del pasado 23 de febrero, cuando una mujer, que supuestamente sufre transtornos mentales y posteriormente fuera identificada como Jessica Ford, estrelló su vehículo contra otra de las vallas de seguridad que protegen la residencia presidencial.

Según informaron entonces las autoridades, ningún miembro de las Fuerzas de Seguridad resultó herido en el suceso ni fue necesario recurrir al uso de armas "durante el incidente del vehículo", aunque, al igual que ha sucedido, las autoridades se vieron forzadas a cortar varias calles aledañas al edificio.

Varios incidentes similares en los últimos años protagonizados por individuos que han saltado la verja que protege la Casa Blanca han motivado el aumento gradual de la seguridad en el perímetro de la residencia presidencial.