El hombre decidió hacer visibles las "maniobras sucias" de funcionarios públicos que no honran su investidura, sino que se aprovechaban de los automovilistas que circulaban por la autopista Panamericana. Allí, los agentes dejaban el cartel de "máxima 40" tirado en el suelo.
 

"Acá lo tenés al sorete, el cartel tirado y él a la sombra muy tranquilo, cagando a la gente que trabaja. Por qué hace esto señor, y encima es prepotente y me filma. Filme todo lo que quiera, que esto va a salir en todos lados", le dice indignado y tratando de delincuentes tanto al inspector a cargo del móvil, como al fotógrafo encargado de tomar las imágenes para las multas.