Los hechos ocurrieron en el barrio bonaerense Matera. (Google Street View)

Una mujer de 45 años fue violada hace 5 años en la localidad bonaerense de Merlo y, no sólo no lograron detener al acosador, sino que el hombre está libre y la hostiga de manera "enferma y peligrosa" desde entonces. 

La víctima vive un calvario desde que fue abusada en pleno mediodía en una calle de la localidad bonaerense de Merlo. A partir de allí, el acosador realiza una serie ataques físicos y psicológicos que mantienen en vilo tanto a la mujer como a su familia. Para colmo, la situación enfermiza empeoró, porque ahora quien sufre los constantes ataques psicológicos es la hija de la víctima. 

El acusado realiza sus amenazas de una manera peculiar. Recorta títulos de noticias de diarios y deja los trozos de papel en la puerta de la vivienda. Entre los escritos, se encuentran frases como: "El enemigo oculto""En la línea de fuego", "La muerte de un ser querido". 

El psicópata está acusado de ser el autor de una serie de ataques psicológicos y físicos, entre ellos, llamados telefónicos con jadeos, incendios en un galpón, insultos y amenazas a todos los integrantes de la familia.  

La familia de la víctima contó a Crónica que la situación empeoró a lo largo del tiempo y que no sólo la mujer es la que está siendo acosada sino que su hija de 13 años es el nuevo foco de interés del sujeto, a quien todavía no lograron identificar.

El psicópata deja recortes de diarios en la vivienda de la víctima.
La familia teme que mate a la mujer abusada.
Los ataques ocurren hace 5 años y empeoran cada vez más.

No obstante, desde la escuela de la menor informaron que un hombre llamó para solicitar datos de la nena. Además, el hombre dejó papeles en la puerta de la vivienda de la familia con amenazas hacia la pequeña.

El último episodio de violencia fue registrado hace dos semanas, cuando la mujer y madre de la menor circulaba con su bicicleta. Fue en ese momento que el hombre la llamó por su nombre y, cuando ella se dio vuelta, el agresor le cortó la cara con un cutter. "No quería robarle, solo asustarla", contó Diego Toledo, su esposo de 49 años.

El acusado la interceptó en la calle para cortarle la cara.

El hombre contó que como consecuencia de la situación "enferma", debieron contratar seguros para la casa, alarmas, pasadores, rejas, cámaras y alambrados. "No sabemos qué hacer, nos sentimos en peligro. Cada minuto que pasa puede ser el último para mi mujer", precisó. 

Su marido agregó que su familia se encuentra amenazada y son torturados hace ya 5 años cuando su mujer fue violada por un hombre en pleno mediodía cerca de su vivienda de Merlo, situada entre las calles Rosario y Hurtado.

Por otra parte, la mujer se encuentra con tratamientos psicológicos y psiquiátricos. Reiteradas denuncias se realizaron en la Fiscalía de Morón y en la comisaría de Matera pero, por el momento, el calvario de la familia parece no tener solución.