Un sujeto de 35 años, que vive en un pequeño pueblo de Catamarca, manifestó que un accidente que sufrió cuando tenía 12 convirtió su vida entera en un "infierno". "Me caí de un carro de madera mientras estaba trabajando junto a mi hermano en el campo, el vehículo me pasó por encima y un tronco me cayó en la cabeza. Las secuelas del suceso fueron motivo de burla en mi infancia y, hoy, la causa por la que no consigo trabajo ni pareja", contó. El hombre pide ayuda desesperado para poder financiar el tratamiento que necesita.

Pablo Luna, de 35 años, se comunicó con cronica.com.ar en un intento desesperado por mejorar su calidad de vida. Según relató, necesita una reconstrucción total de su rostro, en especial de su nariz, labios y encías. Si bien ya se realizó algunas cirugías en su cara, para finalizar el tratamiento necesita unos 100 mil pesos. "No me aceptan en ningún trabajo, me rechazan por discriminación. Si no puedo llegar a fin de mes, no tengo ninguna chance de arreglar mi cara", dijo.

El afectado recordó que el accidente que le dejó secuelas en su rostro ocurrió a sus 12 años, mientras llevaba a cabo un trabajo solicitado por su padre, quien lo explotó toda su infancia en un campo situado en el pueblo Departamento Santa Rosa Bañado de Ovanta. 

"Estaba transportando leña en un carro junto a mi hermano cuando, de pronto, el animal que trasladaba el vehículo se asustó y provocó mi caía. El carro me pasó por encima y un tronco me cayó en la cabeza. Solo recuerdo que mi cabeza quedó partida en dos y uno de mis ojos estaba fuera de lugar. Además, el accidente provocó una quebradura en mi pierna derecha", relató el hombre. 

Tras permanecer internado en estado de gravedad en un hospital de niños durante varios meses, fue dado de alta. "Pensé que el calvario estaba terminando pero, en realidad, recien comenzaba. Mi vida fue un infierno desde ese momento", dijo.

"Los nenes suelen ser muy crueles, cuando volví al colegio, no tuvieron piedad con mis secuelas. Comencé a sufrir discriminación y bullying desde muy chico. Ir a la escuela era como llegar a un infierno. Nunca tuve amigos, me aislaban, me cargaban, sufrí todo tipo de burlas", contó Pablo sobre su infancia. Agregó que luego de terminar la escuela primaria se cambió a un secundario de adultos para poder darle fin a los maltratos. Sin embargo, eso no sucedió y debió abandonar sus estudios en segundo año ya que la situación se volvió insostenible. 

Al alejarse del colegio, pensó que la discriminación había terminado. De lo contrario, la volvió a sufrir a la hora de salir a conseguir trabajo. "Soy muy capaz, responsable y trabajador pero, cada vez que llegaba a la entrevista y veían mi rostro, me decían que me iban a llamar. Ese llamado jamás llegaba. Nadie me contrata, se me complica mucho por mi aspecto físico", aseguró. 

Agregó: "El accidente arruinó mi vida. No solo no pude terminar el colegio ni conseguir trabajo sino que me complica mucho en lo social. No puedo tener una pareja, la gente me mira raro. Sufro desde que tengo 12 y la tortura no se termina, la sigo padeciendo". 

Al concluir, pidió: "Estoy desesperado, necesito juntar el dinero para reconstruir mi cara. Estoy cansado de sufrir discriminación, de no conseguir trabajo, de ser rechazado. Necesito tener una vida normal. Para eso, quiero terminar mi tratamiento". 

Ver más productos

Santa Margarita María Alacoque, en el recuerdo de la iglesia católica

La iglesia recuerda hoy a Santa Margarita María Alacoque

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

El Presidente llamó a jefes provinciales y dirigentes, ¿para qué? (Archivo).

El misterioso llamado de Macri a los gobernadores previo al debate

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos