El hecho ocurrió en la calle Agrelo. (Google Street View)

Vecinos del barrio porteño de Boedo denunciaron a Crónica que una "mujer peruana" se llevó a una señora de 83 años, la internó, se quedó con su casa y la puso en alquiler. 

Un familiar, relató que el hermano de la víctima viajó desde Entre Ríos hacia Capital Federal para encontrar a su pariente que dejó de contestarle el teléfono. Cuando llegó a su vivienda, la encontró usurpada por otra familia.

Al consultarle a los vecinos, señalaron que a la señora se la había llevado una mujer peruana que "entraba y salía de la casa con papeles" constantemente. 

El hombre, José Arrua de 74 años, realizó la denuncia y fue a buscarla al centro médico más cercano, el Hospital Ramos Mejía. Cuando llegó, preguntó por su hermana y le informaron "que había muerto hace dos horas" de insuficiencia pulmonar. 

Luego, se enteró que su familiar había sido internada por una mujer peruana, quien dijo ser "la hija del corazón" de la fallecida. Sin embargo, Nativa Arrua nunca la había mencionado.

Familiares denunciaron a Crónica que esta mujer de aproximadamente 50 años no sólo la internó sino que pagó el sepelio y nunca le avisó a ningún allegado de la fallecida. En la vivienda de Nativa Arrua, ahora viven inquilinos de la "mujer peruana".