Un joven de 28 años que venía de trabajar, salió del subte en plena avenida 9 de Julio y fue atacado por Gendarmería. En medio de una jornada intensa llena de incidentes entre fuerzas de seguridad, manifestantes y diputados, el empleado, quien no tenía nada que ver con la protesta, recibió un impacto de bala de goma en la cabeza y otro en su espalda.

La madre de la víctima, quien reside en la ciudad bonaerense de San Pedro, relató a Crónica que otros transeúntes también resultaron heridos. "Fue horrible. Él no tenía nada que ver, venía de trabajar y se bajó del subte en 9 de Julio y Lavalle. Fue horrible. Es desesperante", agregó.

La mujer contó también que el joven se desmayó al llegar a su hogar y que estaba muy asustado. "Me quería morir cuando me contó. Me acuerdo y me dan ganas de llorar", concluyó con la voz quebrada.