Asado negro: ¿Qué es y cómo se cocina esta increíble receta?

El asado es mucho más que prender la parrilla para hacer carnes y achuras. En otros países de Latinoamérica se usa el nombre de esta tradicional comida argentina para otras preparaciones igual de deliciosas que la nuestra. ¡Mirá de qué se trata!

El asado negro o muchacho en salsa en una receta típica de Venezuela.

El tradicional asado argentino consiste en prender carbón o leña para formar unas brasas que se acomodan debajo de una parrilla en la que colocamos los cortes de carne habituales como el vacío, la tira de asado o el costillar. Pero en otros países de Latinoamerica se utiliza el nombre de esta comida para recetas típicas y que no todos conocen, como el asado norteño de México o el Negro que se cocina en Venezuela. 

El asado negro es una receta venezolana que consiste en la preparación de la carne en una olla o cacerola con una salsa caramelizada. Para prepararlo se necesita un corte llamado muchacho redondo, que en Argentina se conoce como carnaza cuadrada.

Otro de los nombres con el que se conoce a esta comida es asado criollo muchacho en salsa. Es una receta ideal para degustar en la mesa de las festividades de Diciembre. En general se recomienda preparar esta comida con anticipación porque el marinado de la carne lleva tiempo, suele hacerse de un día para el otro. 

El asado negro o muchacho en salsa es una receta infaltable para la Navidad o Año Nuevo.

¿Cómo se cocina el asado negro?

Tomá nota de esta preparación de Recetas Venezolanas y animate a cocinar este manjar para compartir con la familia o darte un gustito. 

Ingredientes

  • 2 kilos de carne (carnaza cuadrada u otro de preferencia)
  • 8 dientes de ajo
  • 1 morrón rojo y 1 verde
  • 2 tomates
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • Alcaparras, una cucharada
  • 1/2 taza de perejil
  • 1 taza de vino tinto
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Salsa inglesa (salsa Perrins)
  • 150 gramos de Papelón rallado (en Argentina se lo conoce como "panela") o azúcar morena

Preparación

1. Lo primero que debe hacerse es el marinado para que la carne tenga aún más sabor. Para esto hay que cortar la pieza de carne en dos. 

2. Colocar la carne en una fuente con profundidad, añadir 6 dientes de ajo picados y masajearlo para que el aroma de impregne rápidamente. 

3. Añadir sal y pimienta, cantidad necesaria. 

4. Incorporar la taza de vino y dar vuelta la carne. Tapar la fuente con un papel film y dejar reposar por cuatro horas, lo ideal es dejarlo una noche. 

5. Para hacer la salsa que acompañe al asado negro se necesita una sartén u olla grande. Poner a calentarla con una taza de aceite y añadir el papelón o panela rallada. Mezclar hasta que se caramelice. 

6. Cuando ya esté formado el caramelo, hay que añadir la carne e ir dándole vueltas hasta el caramelo bañe toda la pieza. 

La carne debe quedar totalmente cubierta por el caramelo.

7. Una vez que la carne esté completamente bañada en el caramelo, se deberán incorporar los morrones, tomates y la cebolla cortados en cubitos. Mezlcar bien. Después sumar el puerro, dos dientes de ajo, la cucharada de alcaparras, la media taza de perejil picado y la salsa inglesa. 

8. Ponerle sal y pimienta a gusto, y un chorrito de agua para evitar que se pegue. Una vez que están todos los ingredientes en la olla se deberá dejar cocinar a fuego medio tirando más a bajo durante dos horas. 

9. Al igual que con el asado tradicional argentino, la cocción lenta de la carne hará que quede más tierna. Pasado el tiempo, apagar el fuego y retirar a la carne de la olla. Dejar enfriar la salsa.

10. Cortar la carne en fetas gruesas y colocarlas en una bandeja. La salsa que quedó deberá ser mixeada hasta que no quede ningún grumo, esto se puede hacer sin retirarla de la olla. 

La carne deberá ser cortada en fetas gruesas.

11. La carne deberá ser colocada nuevamente en la salsa ya mixeada y se deberá llevar al fuego nuevamente por 15 minutos hasta que reduzca un poco la salsa. 

12. Una vez pasado el tiempo, se deberá servir la carne en una bandeja y bañarla en salsa. Servir y listo.

El resultado final del asado negro, se puede acompañar con la guarnición deseada.