Nuevos sismos, incluido uno de magnitud 6,9, sacudieron desde el domingo la turística isla indonesia de Lombok dejando al menos diez personas muertas y provocando escenas de pánico, dos semanas después de que otros temblores causaran cerca de 500 muertos.

Un primer sismo de magnitud 6,3, registrado poco después del mediodía del domingo, causó deslizamientos de tierra y obligó a los habitantes a buscar refugio.
 

El suelo se abrió en dos. (AFP).


Fue seguido unas 12 horas más tarde por otro violento sismo de magnitud 6,9, y luego se registraron al menos cinco réplicas fuertes que sacudieron la isla.

El epicentro del temblor de 6,9 fue localizado a una profundidad de 20 km y a unos cinco kilómetros al sur de Belanting, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).
 

Las casas destruidas. (AFP).


La isla de Lombok, vecina de Bali, en el sur de Indonesia, ya fue devastada por dos poderosos sismos los pasados 29 de julio y 5 de agosto, donde además de los casi 500 muertos hubo cientos de miles de personas desplazadas. 

Las víctimas del domingo en la noche fue identificadas sobre todo en el este de Lombok y en la vecina Sumbawa, cercanas al epicentro.
 

Uno de los refugios quedó destruido. (AFP).


"Diez personas fallecieron en el sismo de magnitud 6,9", declaró el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho, al agregar que más de una veintena de personas resultaron heridas y 150 edificios sufrieron daños.

Las autoridades evacuaron a varios pacientes de un hospital de la isla de Sumbawa por temor a que el edificio se viniera abajo tras las sacudidas.
 

Así quedó la via pública luego del deslizamiento de la tierra. (AFP).


En la isla de Lombok hubo muchos apagones, según Nugroho, que publicó fotos de carreteras agrietadas y el video de un incendio que se declaró en un pueblo de Sumbawa.

Varias viviendas y otras construcciones situadas en el distrito de Sembalun, en las laderas del Monte Rinjani, segundo más alto volcán de Indonesia, se derrumbaron el domingo, según las autoridades. Esas construcciones ya habían resultado dañadas por dos anteriores sismos.
 

Las viviendas colapsaron luego del sismo. (AFP).


Entre las construcciones destruidas figuran puestos de control que eran utilizados antes por los montañistas que suben al monte Rinjani.

Hubo deslaves en el parque nacional del Monte Rinjani donde centenares de montañistas habían quedado bloqueados a fines de julio a causa de otro temblor. El parque está cerrado al público desde entonces.
 

Una anciana se resguarda en un refugio improvisado. (AFP).


Indonesia, un archipiélago de 17.000 islas e islotes, se encuentra en el cinturón de fuego del Pacífico, una zona de intensa actividad sísmica. 

Las consecuencias del sismo