Una mujer con 35 semanas de embarazo estuvo a punto de perder la vida luego de que su bebé pateó tan fuerte su útero que causó un agujero en el mismo.

La afectada ingresó de emergencia al Hospital de la Universidad de Beijing, ubicado en Shenzhen, con problemas de presión arterial y respiración.

Al practicarle el ultrasonido, se encontró que tenía un hoyo dentro de su útero, pero lo sorprendente fue que se determinó que esto ocurrió debido a una patada del propio bebé, de acuerdo a lo que publica el portal SDP Noticias.

Para salvar la vida de ambos, se practicó una cesárea de emergencia, para detener la pérdida de sangre de la madre y la muerte del bebé, que resultó ser una niña.

En apenas 10 minutos de operación se logró extraer a la niña y salvar la vida de la madre, resultando el procedimiento todo un éxito.