En el video se ve a la cafetería de Estambul, Turquía, con el feroz animal, de nombre Khaleesi, en una especie de pecera con el objetivo de atraer y entretener a los clientes.

Tras conocerse la situación se multiplicaron las críticas a los dueños del lugar por las condiciones en las que se encuentra la leona. Además de Khaleesi, en el café había otros animales como cocodrilos, caballos, conejos, serpientes, iguanas, loros y aves exóticas, la mayoría de ellos encerrados en jaulas. El local tenía licencia para ejercer como "zoológico turístico y centro de rehabilitación animal".

Mientras una nena corre y se ríe a carcajadas, y a sólo unos metros se puede observar a la leona, sin libertad de movimientos y exhibida como si fuera una obra de arte. Las separa un vidrio.