Elizabeth Carter tiene 30 años y trabaja en el restaurante West Chester en Pensilvania, Estados Unidos. En el último tiempo decidió hacer un cambio radical en su vida y comenzar con una dieta saludable para perder peso. Tras esforzarse mucho lo consiguió y esto le permitió hacer un descubrimiento asombroso.

Es que estando recostada se dio cuenta de que a la altura de la panza tenía una enorme masa del tamaño de un coco que ella podía mover con sus propios dedos.

 "Había perdido bastante peso debido a mi alimentación y una noche empecé a palparme el estómago mientras estaba tumbada en la cama cuando noté una enorme masa en el vientre". destacó.

Y agregó: "Podía empujarlo y verlo moverse, así que tomé un vídeo para mostrárselo a mi familia al día siguiente. Podía sentir que estaba pegado a algo porque tiraba de mis entrañas cuando lo empujaba mucho", contó al medio Caters News.

Al día siguiente fue hacia el hospital para realizarse una ecografía transvaginal y una tomografía computarizada. 

"No tenía idea de lo que podría ser, pero estaba asustada por lo grande y duro que era y pensé que no podía ser algo bueno porque estaba adherido a algo dentro de mí", agregó.

Los médicos le explicaron que se trataba de un gran quiste en su ovario derecho. Sin embargo, no podían saber si se trataba de una aparición cancerígena puesto que la masa estaba llena de líquido. Esto dificultaba la biopsia ya que si lo llegaban a romper, el líquido con potenciales células malignas podía acabar por esparcirse en su interior. 

Llegó el día de la cirugía

En abril, Elizabeth tenía incertidumbre ya que si era operaba, corría el riesgo de que tuviesen que puedan extirpar el ovario afectado e incluso realizarles una histerectomía completa. Pero optó por no seguir esperando y someterse a una cirugía en donde los doctores pudieron extirparlo.

Finalmente, la operación fue un éxito. Con cuatro pequeñas incisiones lograron salvar el ovario y tras el análisis patológico confirmaron que el quiste no era canceroso.

"Fue aterrador ir a la cirugía sin saber si tenía cáncer o no, así que me sentí realmente aliviada cuando me desperté y me dijeron que no".reconoció.

Tras recuperarse de la cirugía y regresar a su trabajo, Elizabeth  decidió compartir el impresionante video de su quiste con sus seguidores de TikTok para alentar a otras mujeres a que se revisen frecuentemente en busca de quistes ováricos.

Así se veía el quiste de Elizabeth

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos