La chica tiene 26, vive en el centro de Bolonia y decidió hacer un experimento social con sus amigas a cerca de la tolerancia de la gente al ver una mujer desnuda.

Al comienzo la mujer solo recibía insultos por faltarle el respeto a la comunidad pero luego un grupo de jóvenes comenzó a seguirla mientras la filmaba. Entre otras cosas, le preguntan "¿perdiste la ropa?", "¿Te robaron la ropa?".

Minutos más tarde, la policía la detuvo y la interrogó a cerca del motivo del desnudo publico. La joven dijo que "quería vencer el miedo y para demostrar que todo el mundo es bueno por más que no lleve ropa". Sin embargo, no se salvó de la multa de 3.300 euros. Sus amigos y defensores de la libertad de expresión decidieron comenzar a juntar dinero para ayudarla pero hasta el momento solo juntaron 15 euros.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos