La chica atrapada en la ventana.

Una chica británica que tenía su primer encuentro con un chico que conoció por Tinder, fue al baño de este y lo tapó. De la vergüenza quiso arrojar las heces por una ventana pero los restos quedaron en un hueco. Al querer solucionar el asunto quedó atrapada en la abertura y tuvo que ser auxiliada por los bomberos. 

La joven, de identidad reservada, estaba pasando una agradable noche con Liam Smyth, un muchacho de 24 años que apenas conocía. Fueron a cenar y luego el joven la invitó a su casa a tomar vino y mirar una película. 

La velada se empezó a complicar cuando la muchacha pidió pasar al baño y lo tapó. En el apuro y de la vergüenza que le agarró, se le ocurrió tomar su excremento con papel higénico y arrojarlo por la ventana.

Desafortunadamente no calculó que la ventana tenía un pequeño espacio antes de la salida al aire libre y su materia fecal quedó ahí.

Sobrepasada por la situación no tuvo más remedio que acudir al dueño de casa para contarle lo sucedido con mucho pudor. Pero para intentar enmendar su contratiempo ofreció meterse entre el espacio de la ventana, dadas sus cualidades como gimnasta amateur.

“Siendo una gimnasta amateur, estaba convencida que podía meterse en el espacio de la ventana y empujar la caca hacia el jardín”, contó el dueño de casa.

A pesar de su buena intención, la suerte no la acompañó nuevamente y quedó atorada entre los cristales de la abertura. Con Liam intentaron solucionar el inconveniente pero no pudieron lograr que la chica saliera.

La solución fue llamar a los Bomberos quienes acudieron ante el llamado. Los rescatistas no podian creer lo que veían, y una vez que analizaron la situación, sacaron la ventana después de 15 minutos de maniobras que permitieron sacar a la joven sin lastimarla. Pero la ventana quedó destrozada.

Los Bomberos trabajando para rescatarla.

“No me quejo, hicieron lo que tenían que hacer. El problema es, que tengo que pagar 300 libras para reemplazar la ventana”, manifestó el joven.

La historia se conoció cuando Liam lanzó a través de la web GoFundMe un pedido para que le ayuden a pagar la venta rota, y en las primeras tres horas había recaudado más de 300 libras esterlinas.

A pesar de la contingencia en su primera salida, Liam volvió a salir con la chica. “Salimos de nuevo y fuimos a tomar unos tragos y acordamos empezar la colecta por internet. Es una chica adorable, no estoy seguro qué va a pasar, ahora estoy muy ocupado con mis estudios pero estoy dispuesto a verla de nuevo”, contó.