Hay gente que se excita viendo estornudar a otros. E incluso, hay quienes están dispuestos a pagar por un estornudo personalizado y que puedan disfrutar en la intimidad. Abi Haywood, de 19 años, descubrió esta oportunidad de mercado y supo aprovecharla. 

La joven estudiante de Bellas Artes, subió en 2018 un vídeo a Youtube donde se la veía estornudar hasta 37 veces en una hora mientras pintaba con un lápiz sobre un papel. Esta performance era parte de un proyecto para una clase de arte. Sin embargo, luego de que miles de personas vieran la publicación, comenzaron a llegarle peticiones privadas.

LEÉ TAMBIÉN: De no creer: pagan 50 dólares por pasar 30 minutos en un bar lleno de ratas

Haywood abrió entonces su cuenta "Snotty Bitch (Prostituta Mocosa)". Allí se describe como: "caliente y mocosa por todo mi pecho" y "Abierta a todo". Además, invita a sus clientes que le digan como desean que se filme y luego ella les envía un presupuesto. 

Suele cobrar entre 20 y 30 libras (22 a 34 euros, aproximadamente) por vídeo, pero en las peticiones especiales el precio se eleva un poco más. Ha alcanzado a obtener 100 euros cuando el cliente le pedía algo muy específico: que enseñara los pies, que hablara mientras estornudaba o que se grabara en público.

LEÉ TAMBIÉN: Furor por las bodas temáticas de Pokémon

El éxito de Abi ha sido tal que inventó su propio juguete erótico para provocarse el estornudo, el "dildo para narices de la prostituta mocosa". Se trata de una especie de alambre que hace cosquillas en el interior de la nariz. Lo ha fabricado ella misma con silicona, latex y "los materiales que habitualmente se utilizan en los juguetes sexuales".