Un jurado del estado yanqui de Pensilvania condenó el último martes a la empresa Johnson & Johnson a pagar 8000 millones de dólares por no advertir que una de las drogas utilizadas en psiquiatría podrían hinchar el pecho de los hombres.

Desde la multinacional y su filial Janssen Pharmaceuticals, fueron demandados en el Tribunal de Quejas Generales de Filadelfia por Nicholas Murray, un paciente que afirmó que el Risperdal, un medicamento recetado para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar, le había hecho crecer el pecho.

El demandante asegura que esas drogas la causaron ginecomastia, que implica el agrandamiento del tejido mamario en los hombres. Además, en el escrito, asegura que la compañía era consciente de este riesgo secundario y que desestimó el riesgo.

La compañía anunció que desestimó el fallo de la corte y que lo apelará.

Murray señaló además que le recetaron el medicamento a los 9 años para los síntomas relacionados con el trastorno del espectro autista, a pesar de que la aprobación del medicamento por parte de la agencia federal Administración de Alimentos y Drogas (FDA) en la década de 1990 fue para tratar la esquizofrenia y los episodios de manía bipolar en adultos.

Según la demanda, el paciente empezó a tomar el medicamento en 2003, y la FDA recién aprobó su uso en niños en el año 2006.

Johnson & Johnson reaccionó con un comunicado en el cual consideró que la suma es "extremadamente desproporcionada" en comparación con la compensación inicial establecida de 680.000 dólares.

"La compañía confía en que esta decisión cambiará", señaló, para acotar que "exigirá de inmediato que se desestime este veredicto excesivo e injustificado".

Además, acusó al tribunal de violar los derechos de la defensaincluida la prevención que presentara "elementos clave" en el etiquetado de Risperdal.

Rispedal, el medicamento que provocó la demanda.

Esta droga, aprobada para el tratamiento del trastorno bipolar, aprobada por la agencia federal Administración de Alimentos y Drogas (FDA) en 1993, generó ventas por unos 737 millones en 2018.

Para J&J este medicamento representó uno de sus productos de mayor venta antes de perder la exclusividad de patente en Estados Unidos, en 2008, según The Wall Street Journal.

Ver comentarios