El colombiano Wilmar Barrios está en duda para integrar este domingo el equipo titular de Boca, que podría coronarse campeón de la Superliga, en caso de una victoria sobre Unión y que Godoy Cruz no gane su cruce con Argentinos. El volante de contención se retiró con una molestia en el sóleo.

Y si bien aseguró estar bien y que "salí por precaución", va a ser evaluado en los días que restan para el domingo. Barrios está afectado por una molestia en el sóleo de la pierna derecha que no es otra cuestión que una suerte de "recrudecimiento" de la cicatriz que le quedó tras el desgarro que sufrió en la misma zona en el partido con Independiente por la Superliga.

Asimismo, tendrán que evaluar el estado de Edwin Cardona. El colombiano, que jugó los minutos finales en Barranquilla, mostró un estado físico difícil de entender en un jugador profesional, y de la categoría de Cardona, quien también pelea por un lugar en la lista de jugadores que por la Selección Colombia, viajará a Rusia para disputar el Mundial.

También Guillermo Barros Schelotto tendrá que evaluar qué hará con Carlos Tevez, Ramón Ábila y Walter Bou. Para el entrenador, de manera inexplicable, sigue pensando que el Apache es el nueve del equipo, sin embargo, las veces que lo hizo así, terminó jugando al lado del volante central y el área aparecía desierta de futbolistas xeneizes.

Pablo Pérez o Nahitan Nández trataban de ocupar ese lugar que Tevez "miraba" desde la medialuna del área. Por eso, siendo también un partido clave (ante Unión) en el cual el conjunto boquense podría salir campeón, se espera que Guillermo meta algún cambio en el once titular que hasta ahora, viene con su rendimiento en picada. Aunque claro, jugar en la Bombonera es un plus del cual el local siempre goza.

El equipo podría ser con  Agustín Rossi; Julio Buffarini (Jara descansaría),  Santiago VerginiLisandro Magallán Frank Fabra; Nández, Barrios, Pablo Pérez; Reynoso o Cardona,  Cristian Pavón y Tevez o Wanchope o Bou.

Como se ve, en tiempos de definiciones, Boca se encuentra en un cono de sombras y de dudas, cuando la realidad tendría que sonreírle, de manera diferente.