Más allá de la evidente superioridad que manejó el seleccionado español de fútbol por sobre el argentino, al imponerse por 6-1, la Argentina pudo haber abierto el marcador con una oportunidad clara que cedió Maximiliano Meza y que desperdicio el delantero Gonzalo Higuaín al tirarla por arriba del arco.