El entrenador de Independiente, Ariel Holan, manifest. la incomodidad que representó que su equipo jugase buena parte de los dos partidos finales de Recopa Sudamericana ante Gremio de Porto Alegre “con diez hombres” como consecuencia de las expulsiones que recibieron Emmanuel Gigliotti, en la ida, y Fernando Amorebieta, en el desquite. 

“Es muy difícil jugar con diez hombres buena parte de los dos partidos. Los muchachos lo hicieron con mucha pasión. Estoy orgulloso de mis jugadores”, sostuvo el DT del Rojo, una vez concluido el partido revancha en el Arena do Gremio, que consagró en los penales (5-4) al elenco brasileño, que se quedó con el trofeo continental. 

“Intentamos ganarlo (el partido). De hecho tuvimos dos oportunidades muy claras. Pero Gremio es un gran equipo, es muy difícil”, justificó el entrenador de la entidad de Avellaneda. En el partido de ida, jugado la semana pasada en el Libertadores de América (1-1), se fue expulsado Emanuel Gigliotti (Pt. 28m.) por un codazo al misionero Walter Kannemann. 

En la noche del miércoles, en el desquite, la tarjeta roja fue para el venezolano Amorebieta (Pt. 41m.) por una plancha a Luán. “La intención fue que Gremio nos generara la menor cantidad de jugadas de riesgo posibles. Ellos fueron dominadores porque cuando te quedás con 10 con rivales de esta envergadura es muy difícil”, insistió.

“Hay que seguir creciendo para lo que viene. Necesitamos jugar cada vez mejor”, dijo Holan, que también agradeció a los casi 4 mil hinchas del Rojo que acudieron a Porto Alegre a alentar al equipo: “Lo de la gente fue increíble. Lástima que no les pudimos dar la alegría que querían”, finalizó el DT.

Fuente: Télam