Esta situación quedó registrada en Rusia, cuando un jugador del popular Dynamo de Moscú tiró su camiseta a la tribuna, y tres chicos tomaron una parte de ella.

Lejos de ser una disputa violenta, los jóvenes resolvieron la situación de esta manera.