Llegó hace poco más de un año en reemplazo del lesionado Leandro Fernández. Le costó adaptarse al club. Incluso varios hinchas lo miraban de reojo. Sin embargo, desde que asumió Ariel Holan la conducción técnica, cambió su chip y se transformó en el mismo jugador gravitante que lo era en Gimnasia. La mención es para Maximiliano Meza, quien fue una de las figuras del Rojo en la consagración, en el Maracaná.

Los de afuera, de palo
La verdad que era hoy el partido. En la previa pasaron miles de cosas. La gente que realmente la pasó muy mal. Nosotros sabíamos que se defi nía en la cancha, que nada de lo de afuera importaba. El equipo demostró que puede dar todo en todos los estadios. Esto es el principio de algo lindo, no tengo dudas de eso”, manifestó el mediocampista ofensivo.

En la historia
El ex Lobo sabe que entraron en la parte rica del club. “Quedamos en la historia del club. Salir campeón es algo soñado, muy lindo. Para muchos era la primera vez en esta cancha, la primera vez en una fi nal. Lograr esto es un sueño”, sentenció el jugador que fue uno de los pilares del conjunto de Holan a lo largo de toda la Copa Sudamericana.