Un hombre reaccionó violentamente cuando el perro de su vecina ingresó a su casa y comió el almuerzo que tenía preparado.

El sujeto, preso de la furia, clavó un cuchillo tipo serrucho en el lomo del animal, que a pesar de estar herido y sangrando, se refugió en su casa. 

La dueña de la perrita publicó las cruentas imágenes en Facebook, y lo sorprendente es que el hombre respondió con un intento de explicación.