Según informaron fuentes de la Armada, entre la 1 y la 1.30 del jueves se acercó a la Base un patrullero de la comisaría 9ª de la ciudad, con personal policial manifestando "que se había recibido en el número 911 una amenaza de bomba en el submarino ARA Salta.

A partir de esta información, efectivos de la Policía de Establecimientos Navales, dependiente de Armada para brindar seguridad en el predio, realizó, junto a personal de guardia del lugar y del submarino Salta, los procedimientos internos, corroborando que la amenaza fue falsa.

Además del Grupo Halcón, participaron de la inspección personal de la Armada, de Prefectura y de la Policía, que se abocaron no sólo al submarino Salta sino a su zona de amarre.

 

Familiares de los tripulantes del desaparecido submarino ARA San Juan, que desde hace algunas semanas duermen en la base marplatense, señalaron que anoche advirtieron los movimientos de personal y vehículos en el interior del lugar, pero que nadie les pidió salir de la zona como prevención.

Fuentes policiales señalaron que “tras las actuaciones de prevención realizadas se iniciarán actuaciones en la justicia federal”, para tratar de determinar el origen de la llamada.