Cada 29 de febrero de los años bisiestos son muchas las mujeres que se animan a proponerle matrimonio al amor de su vida. Y esto, se debe a la tradición irlandesa.

Generalmente son los hombres quienes pide casamiento a las mujeres. Sin embargo, a partir del siglo V, todo cambió en Irlanda.

En aquel momento, las mujeres estaban hartas y cansadas de esperar a que sus parejas les pidieran matrimonio, por lo tanto, Santa Brígida se quejó con San Patricio ya que ellas debían esperar demasiado a que los hombre se lo propusieran.

Al respecto, San Patricio fue el autor que dio origen a la tradición, en la cual menciona que las mujeres pueden pedir matrimonio sólo el 29 de febrero en un año bisiesto. 

Por más de que esta fecha para muchos sea insignificante o solo se trate "de un juego", este día, que ocurre cada cuatro años, se volvió una gran excusa para que las mujeres se arrodillen y pregunten: “¿Te querés casar conmigo?”.

Fueron varios los países que adoptaron la costumbre en esta fecha y, por eso, hay mujeres que entregan anillos u otro obsequio para pedir matrimonio a sus novios. Aunque en realidad, pueden hacerlo cualquier día del año.

Una de las películas que abarca esta temática es "Año Bisiesto", también conocida como "Tenías que ser tú". La trama se trata sobre una mujer que va a Irlanda a proponerle matrimonio a su novio, pero termina varada en el otro lado de la Isla Esmeralda con otro hombre.