El último lunes el Ministerio de Trabajo que conduce Jorge Triaca cedió al pedido que hizo la firma Carrefour, de entrar en un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), ayer por la noche definieron un acuerdo: retiros voluntarios con indemnización al 150% en todo el país y la reconversión de hipermercados en mayoristas.

El CEO en Argentina de la multinacional, Rami Baitiéh, y el líder del gremio de Comercio, Armando Cavalieri, sellaron este martes un acuerdo en el marco del Proceso Preventivo de Crisis para mantener la actividad en la cadena de supermercados. 

Supermercadistas 

El director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez, consideró que "la situación de baja rentabilidad, y en algunos casos de rentabilidad negativa, es un fenómeno que está atravesando al sector supermercadista en general", aunque aclaró que no en el nivel de la cadena francesa.

Carrefour argumentó en la cartera de Trabajo que para darle rentabilidad a la empresa debe despedir a 2.700 de los 20.000 trabajadores que tiene en todo el país, cerrar 11 sucursales y reducir el salario un 20%. "En recientes conversaciones con dirigentes de la cámara (CAS) y de la federación de supermercados (FASA), también nos manifestaron una situación similar", de baja o negativa rentabilidad, explicó.

La caída de la facturación "obedece a una misma conjunción de factores: altos costos laborales y logísticos y elevada presión tributaria, coexistente con un importante mercado informal". "Cuando hablo de informalidad no me refiero sólo a la tributaria, sino también a la laboral", remarcó Vasco Martínez.