Uno de los interrogantes que plantea la pandemia del coronavirus es el impacto que genera en la población las medidas de prevención que se tomaron y se toman con el objetivo de frenar el contagio. Miedo, cansancio, agobio, tedio, necesidad de trabajar, temor a perder el trabajo son algunas de las sensaciones que aparecen y por cierto, la lista podría seguir engrosándose.

La Fundación Bunge y Born elaboró un relevamiento de opinión pública sobre el impacto del aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el país a personas mayores de 15 años. Las preguntas fueron realizadas a 4.857 individuos con un cuestionario cerrado a través de celulares, durante cuatro semanas (desde el 23 de abril al 19 de mayo de 2020).

El índice de Propensión al Riesgo en Salud (IPRIS) -que mide la percepción del propio riesgo y el familiar, situación económica y cómo se vio afectada, propensión a respetar la cuarentena, vulnerabilidad social y sanitaria, entre otros-, demostró que las diferencias existentes en la educación y el nivel económico son dos factores que se imponen con fuerza en la conceptualización de la pandemia y de lo que ésta conlleva.

Ante la pregunta “¿Cree probable que usted se enferme de Coronavirus?”, el estudio arrojó que seis de cada 10 entrevistados no cree probable enfermarse de Covid-19. Pero lo más curioso de esto, es que se evidenció que al aumentar el nivel educativo, los entrevistados consideran más probable enfermarse.

Hay que mencionar que estas respuestas fueron constantes y homogéneas a través del tiempo en varias provincias de la Argentina.

Las respuestas fueron homogéneas en varias provincias del país.

En relación a la concepción que tiene la gente sobre la cuarentena, se ve que existe una amplia aceptación sobre su objetivo. Sin embargo, se puede observar que a medida que aumenta el nivel educativo, esta aceptación disminuye y que el 5% cree que es una medida autoritaria e innecesaria.

Cabe remarcar que la evolución de la aceptación del objetivo se muestra estable en el tiempo con la excepción de GBA. Allí aumenta la concepción de que el objetivo de la cuarentena es para cuidar a las personas que quiero, disminuyendo la idea de que es para cuidar la salud de los ciudadanos.

A medida que aumenta el nivel educativo, la aceptación disminuye. 
La evolución de la aceptación se muestra estable en el tiempo, salvo en el GBA.

En lo que respecta a estar fuera del hogar en el contexto de la pandemia, la gran mayoría de los entrevistados de todas las franjas de la población considera que existe algún tipo de riesgo en salir de sus hogares. En términos de dinámica temporal, se observa una disminución en la consideración del COVID-19 como muy riesgoso, y en contrapartida, un aumento del sentimiento de que es moderadamente riesgoso.

La gran mayoría considera que existe algún tipo de riesgo en salir de sus hogares.
La evolución sobre las opiniones acerca de los riesgos de salir del hogar.

Impacto económico

Casi el 48% se vio perjudicado en términos laborales a causa de la pandemia. Los más castigados fueron los de menor nivel educativo. Dentro de este grupo, un 27.25% se quedó sin trabajo, mientras que un 5.83% fue suspendido y un 15.53% trabaja menos horas que antes.

Los más castigados fueron los de menor nivel educativo.

A medida que pasó el tiempo, a nivel país, más ciudadanos necesitaron salir para ir a trabajar: al comienzo (54%) cuatro semanas después (60%), y con mayor proporción aquellos con menor nivel educativo relativo, y menor nivel de resiliencia a la crisis económica. En la ciudad de Buenos Aires, esta necesidad era del 40% y creció hasta sobrepasar el 60%, lo que es un cambio que no se advierte tan bruscamente en otra zona y tampoco en el GBA. 

Lo que se observa es que aquellos que pasan por dificultades laborales, no tienen una concepción negativa del objetivo de la cuarentena, con lo cual la aceptación de su propósito no está directamente relacionada con los resultados económicos. Incluso, entre quienes perdieron el trabajo a causa de la cuarentena, 87% tiene una postura altruista respecto de la misma.

Por el contrario, es el nivel educativo el que impacta sobre las consecuencias económicas y su concepción.

El estudio fue presentado por el Director Ejecutivo de la Fundación Bunge y Born, Gerardo della Paolera; la coordinadora senior de proyectos, Brenda Walter; el analista senior de proyectos, Julio Ichazo; el especialista en Estadística matemática y profesor en Metodología de Análisis en Opinión Pública (UBA), Tomás Olego; el Doctor en Economía, Guillermo Bozzoli; ambos fellows de la Fundación, y equipo.

Ver más productos

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Ver más productos