Por Manuela Tobia

A partir del tabú y el rechazo al nombramiento de la masturbación o autoexploración de la sexualidad, fundamentalmente la femenina, es que desde 1995 se conmemora a esta práctica en todo el mundo. La instauración del 7 de mayo como el “Día Mundial de la Masturbación” parte de la intervención que realizó la secretaria de Salud de Bill Clinton, Joycelyn Elders, en la jornada de concientización contra el SIDA, hace 26 años. Durante su exposición, la pediatra remarcó los aspectos positivos del autodescubrimiento y sostuvo que “es algo propio de la sexualidad humana que debería ser enseñado en las escuelas”.

Joycelyn Elders advirtió sobre las problemáticas de los embarazos adolescentes. A lo largo de su vida, destacó la importancia del uso de anticonceptivos y el control de la sexualidad en los primeros años de la pubertad.

Los beneficios para la salud física y psicológica de la masturbación han sido comprobados por numerosos estudios, pero, aun así, aún persisten varios estigmas e interrogantes en torno a ella.

Por este motivo, para conmemorar esta fecha y derribar algunos mitos, la sexóloga Analía Pereyra explicó a Crónica por qué el autoconocimiento sexual es importante para la salud de las personas que lo practican.

¿Qué es la masturbación?

A mí me gustaría que hablemos de ‘autoestimulación’ más que ‘masturbación’, porque ese significado tiene que ver con “turbarse con la mano”, que viene del latín masturbari, es decir, violentarse con la mano. Desde el origen del término que no se habilita a que la masturbación tenga que ver con la satisfacción sexual de las mujeres.

Por eso quiero que los profesionales de la salud empecemos a hablar del autoplacer. La habilitación para el autodescubrimiento o autoplacer tiene que ver con la posibilidad de conocernos y de experimentar prácticas que vayamos de a poco descubriendo a sensaciones placenteras. Porque ahí también aparece el orgasmo, que es la meta a alcanzar. La autoestimulación podemos hacerla con las manos, pero las mujeres también podemos usar otros objetos, que hay muchos a disposición.

Juguetes sexuales: existen distintos tipos y formas para cada gusto, interés o necesidad sexual.

¿Cuándo comienza a desarrollarse el interés por el autoconocimiento sexual?

Hay estudios que dicen que ya desde el vientre materno, con los movimientos, el feto a partir de los seis meses puede lograr alguna estimulación. En el caso de los niños y niñas, empiezan con la autoestimulación a partir de que se tocan y sienten placer al hacerlo, pero no tiene que ver con la autoestimulación que podemos entender nosotros o el fin que podemos darle. El problema ocurre cuando los adultos los vemos y decimos “cochino”, “cochina”, “no te toques”. Desde ahí marcamos que eso está mal y que está mal tocarse, y entonces empezamos a dar esta educación más restrictiva y prohibida de la práctica.

¿Existen riesgos de enfermarse o lastimarse con la masturbación?

No, depende si alguien se está autoestimulando con algo que lo puede dañar o si tiene una estimulación compulsiva. Si hay alguien que lo hace de manera compulsiva se puede dañar o irritar. Hay gente que se autoestimula con objetos que no son los adecuados, que no son testeados o autorizados para ello. Pero si una persona se autoestimula normalmente una o dos veces por día no pasa nada.

Los sexólogos recomiendan esta práctica de autodescubrimiento de prácticas que, en el corto y mediano plazo, generen placer.

¿Y entonces de dónde surge el rechazo a tocarse?

La idea viene desde el siglo XVIII. Ahí, el ‘sexo solitario’, era mirado como un vicio. Desde el discurso médico se le atribuía a la masturbación que pudiera dar lugar a la tuberculosis, deficiencias del cerebro, epilepsias, hasta la propia muerte, porque entonces, el discurso médico, también estaba asociado a lo religioso.

La religión con todo su peso era la que orientaba el conocimiento científico, incluso en la actualidad también pasa. Es la realidad. Hay muchos profesionales que siguen con estos condicionamientos propios e ideas de otras épocas. Hay profesionales de la ginecología que le siguen diciendo a las muejres que tiene que seguir con sus maridos, aunque no tengan deseo. Esta mirada de la religión impregnaba el discurso médico a lo largo del tiempo.

En el 1900 aparece Sigmund Freud, que habla del autoerotismo infantil y habla de que los niños se tocan y de la sexualidad infantil, pero también dice que no debe persistir en la vida adulta porque sino podía ser problemática, lo que también marca algo en esa época. Luego, a partir de los años sesenta, empieza toda la revolución feminista, los conocimientos de la psicología, y el auge de la sexología. Allí comienza a hablarse de la reivindicación del autoplacer.

¿Cuáles son sus aspectos positivos?

Los profesionales de la sexología festejamos mucho que el año pasado el Ministerio de Salud hablara de la masturbación, porque hay estudios que dicen que reduce el riesgo de cáncer de próstata, que fortalece el sistema inmune, que ayuda a la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS), así como también favorece al fortalecimiento del suelo pélvico.

Al tener un orgamos se liberan las endorfinas y eso produce mucho placer en las personas, las ayuda a dormir, a descargar tensiones. Por otra parte, si hay una persona que manifiesta una disfunción eréctil o imposibilidad de controlar el momento de la eyaculación, le recomendamos siempre que realice autoestimulaciones, que haga respiraciones, y se concentre con su momento de la eyaculación.

Es importante para conocernos y saber nuestros momentos. En el caso de los varones, para reconocer cuándo va a venir la eyaculación; y en el caso de la mujer, para conocerse. Muchas mujeres no sienten satisfacción con la penetración, entonces es cuando comienza el momento la autoexploración del clítoris y de la vulva.

Uno de los juguetes sexuales para mujeres más populares del último tiempo.

En el caso de la mujer, -además de la utilización de las manos- se recomienda el uso de algún gel hidratante, en lo posible, o lubricante. Recomiendo mucho a las mujeres empezar a probar el uso de juguetes sexuales, las que tienen la posibilidad. No me refiero al juguete sexual con forma de pene que penetre, sino estos que giran en torno a darle placer a la zona de la vulva y del clítoris.

Hay muchísimos, pero la vedette de la época es el “succionador de clítoris”, que, en realidad, no es un succionador, pero es algo que, apoyado en la zona del clítoris, genera un orgasmo bastante instantáneo. Cada mujer es particular y su experiencia es particular, pero todo lo que tiene que ver con la vibración por fuera, en la zona de la vulva y el costado del glande del clítoris, es ideal.

Hay otros que incluso penetran, porque sabemos también que la penetración en los primeros centímetros de la zona vaginal, hacia la uretra, es una zona de placer de la mujer. Por eso desterramos el mito de que a la mujer le interese el pene grande, en realidad, sería mejor un pene “gordito” que uno “gigantemente largo”.

Por M.T.

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos